Arpaio demanda a Obama por las medidas ejecutivas sobre inmigración

BBf4iZeTucson (AZ), 21 nov (EFEUSA).- El polémico alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio, prepara una demanda contra el presidente Barack Obama por sus medidas ejecutivas que otorgarán un beneficio migratorio a cerca de cinco millones de inmigrantes indocumentados.

«Tenemos que saber si esto es o no constitucional, si pasar por encima del Congreso es legal», dijo en la noche del jueves Arpaio a medios locales en Phoenix tras el anuncio de Obama.

El alguacil, conocido por su mano dura contra los indocumentados y sus redadas en negocios locales donde se arresta a trabajadores «sin papeles», teme que esto genere una nueva ola de inmigración.

«Esto va a abrir la puerta, todos en México y Centroamérica piensan que tienen un pase libre para entrar a nuestro país debido a lo que el presidente está ofreciendo», indicó Arpaio.

Ante el anuncio del también conocido como «el sheriff más duro del Oeste», activistas restaron hoy importancia a la demanda y aseguraron que el alguacil solo busca la atención pública.

«Arpaio va a decir y hacer cualquier cosa para llamar la atención, es una de esas figuras públicas que se basa de eso. Nosotros desde que empezamos a pelear por esto nos aseguramos que fuera algo legal, el presidente tiene toda la autoridad para hacerlo, entonces Arpaio que haga lo que quiera», dijo hoy a Efe la activista y «soñadora» Erika Andiola.

Otros activistas también restaron importancia a las acciones de Arpaio y consideran que los líderes republicanos continuarán sus críticas contra esta orden ejecutiva.

«Otros presidentes republicanos han actuado con órdenes ejecutivas en el tema de inmigración, sabemos que el presidente tiene la autoridad legal para la acción que está tomando», señaló Eduardo Sainz, activista del grupo Mi Familia Vota.

Obama anunció anoche que sus acciones ejecutivas están diseñadas para hacer que cerca de cinco millones de indocumentados en Estados Unidos puedan acceder a un permiso de residencia temporal y obtener permisos de trabajo.

Tras conocer los detalles de las medidas, Arpaio señaló estar sorprendido de que la Casa Blanca no hubiera detectado a los cinco millones de indocumentados que beneficiará este alivio migratorio y no los hayan deportado.

Arpaio, quien aún se encuentra pendiente de una demanda por ordenar operativos en los que se usa el perfil racial en contra de los hispanos, aseguró que la demanda no será pagada con dinero de los constituyentes.

Por su parte, la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, criticó la decisión de Obama, la cual calificó de «descarada», y agregó que en lugar de trabajar con el Congreso en una solución bipartidista para arreglar el sistema de inmigración actuó de manera unilateral.

«Es evidente que este presidente debe recordar que nosotros, el pueblo estadounidense, eligió a un presidente que sirve bajo la ley y no un rey tiránico que está por encima de la ley», indicó Brewer.

El gobernador electo de Arizona, Doug Ducey, también se pronunció en contra de la decisión de Obama de dar alivio migratorio a millones de inmigrantes indocumentados.

«Creo que el presidente cometió un error al actuar de manera unilateral acabamos de tener una elección y es el pueblo quien decide. Él se debe sentar a discutir esto con el congreso porque lo único que está haciendo es dividir al país después de seis años de negligencia», indicó Ducey.

A %d blogueros les gusta esto: