Cena de Negros. la Prueba.

El asesinato de cuatro jóvenes, presuntamente a manos del Grupo Hércules que es la escolta de la alcaldesa de Matamoros, Leticia Salazar, más la desaparición de 43 normalistas en Guerrero, son una prueba de fuego para el sistema político mexicano.

Allá en Guerrero, que es un Estado gobernado por el PRD, el Partico Acción Nacional anda enloquecido pidiendo (acaso lo lograron) la desaparición de poderes, el llamado a cuentas de las autoridades corruptas, la iniciación de procesos judiciales contra todos los políticos habidos y por haber, eso ocurre y los amarillos callan, mientras, en Tamaulipas, es todo lo contrario, aquí el PRD soltó esa bravura que le caracteriza a la izquierda (muy dada a ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio) solicitando que pida licencia la presidenta municipal y se le investigue.

Desde luego, los casos se parecen mucho porque en ambos presuntamente actúo una autoridad, los policías, para desaparecer y asesinar muchachos, ahí el meollo del asunto y, entonces, habrá que ver como terminan ambos casos y que implicaciones tienen.

Será interesante conocer si los partidos políticos negocian para callar sus mugreros para siempre o si son capaces de entrarle a un proceso de depuración de sus miembros que forman parte de autoridades corruptas, arbitrarias, represivas, violadoras de los derechos humanos.

Lo ideal es que las autoridades competentes, léase el gobierno federal, vayan deslindando responsabilidades para que se callen los ruidos políticos en casos como los que le comento y se actúe con seriedad, con responsabilidad, y aclarar ambos asuntos hasta que se convenza a la gente que se trabaja de la mejor manera, sin responder a intereses políticos ni de dinero sino puramente al Código Penal.

Triste si todo se trata de desaparecer poderes, de quitar a un gobernador como sucedió en Guerrero, o a unos alcaldes, como se pide en Matamoros, nomás para calmar la indignación de la gente, no señores, lo que se debe buscar es a los culpables, y si las autoridades estatales o municipales lo son, pues que se les compruebe y se les meta a la cárcel por el resto de sus vidas.

El caso de Matamoros, por su gravedad, no debe caer en un asunto de politiquería, debe resolverse conforme al Código Penal y muy retirado de los partidos o quienes insisten en llamar a los reflectores sin importar que haya muertos de por medio, e igual sucede en el caso de Iguala Guerrero.

Leticia Salazar, la alcaldesa de Matamoros, hasta hoy, ha mostrado ser una mujer de buenas intenciones, muy dada al protagonismo, a vestirse de “rambita”, dedicarse a pintar todo de azul, llamar la atención con espectaculares por todo el Estado, pero, insisto, hasta hoy solo fue con el puro afán de ganar votos y ser candidata a gobernadora, por ambición política, pero no se le conocía un daño a la sociedad de ese tamaño y por eso merece el beneficio de la duda, una duda que se debe despejar con una investigación solvente.

Es en ese sentido que Leticia Salazar debe actuar de inmediato, explicarle a la gente que ocurre con su Grupo Hércules que tanto presumió y del que se autonombró comandante en jefe, y sobre todo, alejarse del caso para colaborar con todas las procuradurías y organismos de derechos humanos que están investigando la situación para llegar hasta las últimas consecuencias.

Ojalá, por el bien de todos, Leticia Salazar actúe de forma correcta, hoy muchos organismos empresariales, organizaciones civiles, y hasta algunos buitres de la política, como los del PRD de Tamaulipas, piden su cabeza, que solicite licencia, pero ha sido por las sospechas que se ciernen sobre su cabeza, dudas que se alientan por medios de comunicación en los Estados Unidos donde apareció por primera vez la denuncia de la madre de tres de los muchachos muertos que afirma que hay testigos de cómo detuvieron los miembros del Grupo Hércules, ahí está el detalla que se deben de aclarar para el bien de Tamaulipas.

Al final, Iguala, Guerrero, y Matamoros, Tamaulipas, son una prueba de fuego para el sistema, más ahora que no tan fácilmente se le puede jugar el dedo en la boca a la gente, que el twitter, el facebook, las redes sociales, más otros medios de comunicación masiva hacen una chamba de informar este tipo de casos, y le digo, es una prueba de fuego porque deben demostrar que esas autoridades señaladas no están matando gente, y más aún, que no se permitirá que eso suceda.

En otras cosas… la iglesia católica disparó misiles certeros a los políticos en México, afirmó que todos los partidos han fallado en el gobierno, que el PRI, el PAN, y más la” falsa izquierda” del PRD, tienen metidos en un callejón sin salida a este país.

La editorial Desde la Fe, que es el órgano de difusión de la iglesia católica, se va duro y a la cabeza contra el PRD, lo acusa de falso, de participar de manera directa para crear pobreza, corrupción, violencia.

Veremos, desde luego, la reacción del Estado, del PRI, PAN, y sobre todo del PRD que es el principal implicado por la iglesia que, esto, por cierto, se convierte en otra prueba de fuego para el sistema.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el correo electrónico y la cuenta de facebook a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

A %d blogueros les gusta esto: