Peña Nieto acorta gira por China y Australia en medio de crisis por desaparecidos

Enrique Peña Nieto

Enrique Peña Nieto

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, decidió acortar su gira prevista por China y Australia en la que atenderá las cumbres de APEC y G20 en medio de la peor crisis política de su mandato por la escandalosa desaparición de 43 estudiantes desde septiembre.

El mandatario tenía previsto partir a China el 7 de noviembre y regresar a México el 17, pero la oficina de la Presidencia informó que el viaje finalmente se desarrollará del 9 al 15, de acuerdo con una comunicación difundida el jueves por el Senado. La agenda de Peña Nieto contempla su participación en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC), del 10 y 11 de noviembre en Pekín y posteriormente una visita de Estado a China, país con el que México está tratando de estrechar sus lazos económicos. Peña Nieto viajará después Brisbane (Australia) para asistir a la primera jornada de la cumbre del G20, que se celebrará del 15 al 16 de noviembre.

La Presidencia no ha informado sobre los motivos del ajuste de la gira de Peña Nieto, quien ha prometido que su prioridad es encontrar a los 43 estudiantes que desaparecieron la noche del 26 de septiembre en medio de ataques de la policía de la ciudad de Iguala (sur) y sicarios del narcotráfico. Este crimen ha generado multitudinarias movilizaciones de protesta y una ola de indignación contra la clase política por su falta de reacción y por no haber actuado antes frente a los indicios de infiltración del crimen organizado en las autoridades de Iguala, a sólo 200 km de Ciudad de México.

El gobierno ha recibido reclamos desde el exterior para esclarecer el caso, incluidos de la ONU y de Estados Unidos. Las desapariciones han torpedeado la voluntad de Peña Nieto de centrar la atención en sus ambiciosas reformas económicas y no en la violencia del narcotráfico, que marcó la anterior presidencia de Felipe Calderón (2006-2012).- Situación «crítica» -Este jueves, la ONG Human Rights Watch (HRW) alertó que la situación de los derechos humanos en México es «crítica» y que crímenes como el de Iguala se derivan de la casi absoluta impunidad que rodea a la violencia en el país, donde dicen que hay un «Estado de derecho de papel». «La regla en México es la impunidad y el caso Iguala es de gravedad extrema, pero es un síntoma de una crisis profunda que arrastra México en materia de derechos humanos», denunció en una rueda de prensa en la capital José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW. Para Vivanco, la impunidad, corrupción e infiltración del narcotráfico en cuerpos de seguridad que se agudizaron durante el combate militar antidrogas de Felipe Calderón permanecen bajo el mandato de Enrique Peña Nieto, que mantiene «las mismas prácticas y la misma actitud» ante las violaciones a los derechos humanos.

Más de 80.000 personas han sido asesinadas en México y 22.000 desaparecidas desde el inicio de la presidencia de Calderón. El directivo de HRW lamentó la reacción «tardía y mala» del gobierno federal ante la desaparición de estos estudiantes de magisterio, que considera «uno de los casos más graves registrados en la historia contemporánea de México y América Latina». Por declaraciones de algunos de los 59 detenidos por este caso, entre los que hay policías, narcotraficantes y políticos, el gobierno cree que el entonces alcalde de Iguala, arrestado el martes, ordenó a sus agentes atacar a los jóvenes, que después fueron entregados a sicarios de un cártel narcotraficante. La fiscalía no ha reconstruido lo sucedido a partir de esa entrega pero teme que los sicarios pudieron asesinar a los estudiantes y enterrarlos.- Cercan la fiscalía -Apoyando a los desesperados y exhaustos padres de las víctimas, decenas de miles de personas volvieron a exigir el miércoles en Ciudad de México la aparición con vida de los jóvenes. Decenas de centros de educación universitaria y secundaria de la capital se han declarado esta semana en huelga para participar en movilizaciones por sus compañeros desaparecidos.

Este jueves, unos 200 estudiantes cercaron durante unas cinco horas la sede de la fiscalía general y pegaron carteles en su puerta principal con consignas como «Clausurada» o «En México es más seguro ser narcotraficante que ser estudiante». «Venimos a exigir justicia y, aunque por la historia de México lo más seguro es que nuestros compañeros ya no estén entre nosotros, queremos saber qué fue de ellos», dijo a la AFP Alejandro Escobar, alumno de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

A %d blogueros les gusta esto: