CENA DE NEGROS. Corrupción, drogas, y delincuencia…

Marco A. Vázquez

Las redes sociales en Tamaulipas se incendiaron el sábado a partir de una nota informativa donde se dio a conocer que Luis Biasi, Secretario de Desarrollo Municipal en Matamoros, fue capturado por la PGR.

Nada oficial se ha dado a conocer del caso y por ello es que muchos chismes lo inundan, hay quien afirma que se le acusa de fraude al fisco por más de 7 millones de pesos, otros que la situación es relacionada a la captura de dos de sus trabajadores que trasladaban maletas que contenían sumas millonarias para presuntamente comprar la justicia y silencio en torno al asesinato de tres muchachos americanos que desaparecieron luego de ser detenidos por el Grupo Hércules, que son los guardaespaldas de su presidenta Leticia Salazar, y hay otras versiones más exageradas todavía y que implican delitos más graves.

Desde luego, en las redes sociales los panistas también reaccionaron, se quejaron de que todo obedece a un ardid político para bajar a Biasi de la contienda para Diputado Federal,  y puede ser muy real su versión aunque lo malo para ellos es que ambos delitos, los que se mencionan con mayor insistencia y tienen que ver con la evasión al fisco y el traslado de maletas repletas de dinero por sus trabajadores, existen.

Con todo y los excesos del matamorense que se metió a político opositor sin cuidar su actuar, los pronósticos de los mismos azules es que Biasi pronto andará en la calle, libre, y podrá seguir inyectando recursos a la campaña de Leticia Salazar, la presidenta de Matamoros que quiere gobernar el Estado.

Lo más triste es que se asoma la corrupción en todo este caso y nadie parece reparar en ello, es decir, son muy pocos los que ven los hechos concretos y sucede porque son cegados por filias o fobias partidistas con todo y que, precisamente eso que se soslaya, es lo que más nos debe interesar a los ciudadanos que se aclare.

Vaya, la situación toma un cariz político que parece que los delitos no existieran, si, así ocurre en todo el país y con todos los partidos, pero se trata de evitar que pueda ocurrir lo mismo en Tamaulipas, en concreto, debemos exigir que se aclare el caso y no solo pensar si sería un buen candidato del PAN o no, más concreto, se trata de intentar limpiar la política y eliminar a quienes anden mal y sean del partido que sean.

Volvemos a lo que ocurre con los del PRI, con los del PRD, con los de otros partidos que igual han sido señalados por actos de corrupción o la comisión de presuntos delitos, no se trata solo de decir que es guerra sucia, o mala fe en su contra, o que los quieren bajar de las contiendas políticas, no, se trata de transparentar la actuación de cada uno de ellos.

En el DF, por ejemplo, el delegado de la Iztapalapa, de origen perredista y muy cercano a Morena, Jesús Valencia, la semana pasada chocó una camioneta con valor superior al millón y medio de pesos, el vehículo es propiedad de una empresa que tiene negocios con su delegación y el peladito muy orondo dice que era prestada, ah y todavía más cínico, lanza un tuit en las redes sociales donde dice que “si cometí un delito renuncio”.

Allá, como aquí, el caso también lo politizaron de inmediato al grado de que el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, también del PRD, dice que ese no es asunto suyo y que sea la Contraloría la que defina la situación del delegado, cuando lo ideal habría sido que ordenará una investigación de inmediato.

Cierto, todo huele a corrupción, a delincuencia, a delitos que se deben perseguir y aclarar a los mexicanos para que no sigan ocurriendo.

Por cierto, ayer domingo salió la convocatoria del PRI para los que quieren ser candidatos a Diputados Federales en 150 de los 300 Distritos Federales en el país, cuatro de ellos en Tamaulipas, un documento envidiable en su redacción, lleno de buenos propósitos, de buenos deseos, pero…

Dicha convocatoria del PRI, dice, por ejemplo, que todos los aspirantes a ser candidatos tendrán que firmar documentos donde autoricen a los órganos internos del partido investigar el origen de los dineros o bienes que posean, transparentar los mismos y, por si ello fuera poco, aceptar que a la hora que sean llamados acudir a donde se les indique para que les practiquen las respectivas pruebas que certifiquen que no usan drogas ni tienen relación con grupos de la delincuencia.

Le repito, todo se lee muy bonito, la duda de todo esto es quien hará esas pruebas de control y confianza, quien los avala, más aún, por qué en la reforma política o en los Congresos de los Estados no impulsan leyes que obliguen a los órganos electorales a realizar esos procesos que garanticen que no solo los candidatos del tricolor son decentes sino los de todos los partidos, la duda es por qué no proponen que se encarguen el INE y sus órganos en los Estados de la revisión de la documentación fiscal, financiera, y de salud de todos los aspirantes a un puesto de elección popular.

Para sintetizar, con el documento del PRI legalizado, con dando facultades a los órganos electorales de aplicarlo, es cómo podemos pasar de la buena voluntad a evitar, en serio, que funcionarios municipales, o delegados como el de Iztapalapa, u otros gobernadores, la misma esposa del Presidente, o quien sea funcionario público o muy ligado a los mismos ya no nos salgan con esas sorpresitas que mucho se parecen a la corrupción, las drogas, y la delincuencia que nos tienen sumidos en la inseguridad en todo el país.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el correo electrónico y la cuenta de facebook a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

A %d blogueros les gusta esto: