El Fogon / El Fallido Póker de Damas

 

 José Ángel Solorio

El póker de damas que requiere el PRI tamaulipeco para ganar cuatro de las ocho diputaciones, está muy desteñido. Dejando afuera todo tipo de sexismos y de misoginias, las chicas que hoy se mueven como precandidatas apenas tienen potencia para ganar algún reinado de alguna escuela de alguna comunidad rural tamaulipeca.
No dan para más.
(Con todísimo respeto…)
Unas, apenas incursionan en las contiendas electorales; otras, pretenden ejercer una especie de voto monárquico mostrando como suyas prendas que son de sus consanguíneos. Mónica González, aspira acumular capital político con el saldo que aún cree posee su hermano Raúl de triste memoria en Matamoros en donde ha salido derrotado y repudiado por el electorado en cuanta aventura política ha emprendido; María Camargo, imagina que con el consenso de su esposo el ex alcalde Oscar Luebbert Gutiérrez, le será suficiente para llegar al Congreso de la Unión (como si la aceptación pudiera transmitirse por ósmosis o su consorte hubiera salido con cuentas felices de la presidencia municipal: dejó una deuda de más de 400 millones que todavía arrastra la comunidad); Griselda Carrillo, sueña con que el recuerdo de su padre Sergio Carrillo podrá hacerla ganar una elección en el complicado distrito que parece estar destinado finalmente para el PAN aunque inicialmente pudiera ser para una petrolera priista y Paloma Guillén, cree que la sombra de su hermano puede protegerla desde la penumbrosa selva Lacandona de los negros conjuros de los capitalista judíos que se han asentado en el PAN como contumaces larvas.
Para ser sinceros, algunas tienen más poderío que otras.
Eso no significa, que van a ganar.
Refleja, que perderían con menos votos.
María Camargo, es sin duda la que mayores posibilidades tiene del cuarteto femenil. Pero rema cuesta arriba. Va contra el regidor panista Ismael García Cabeza de Vaca en una región electoral que tiene el PAN en su poder y ha ganado de mayoría en varias ocasiones. (Francisco García Cabeza de Vaca, Raúl García Vivián y hasta el rollizo Humberto Prieto han hecho morder el polvo a muy competentes candidatos tricolores).
El liderazgo de Luebbert está moviéndose desde el exilio. Y eso no gusta a la clase política que se quedó en la ciudad defendiendo la plaza con todo y sus desafíos; tanto políticos, como por los asuntos de la seguridad pública. El ex alcalde, sólo se ha dejado ver en los partidos de su equipo de beisbol en donde acostumbra hacer lo que mejor le sale: divertirse.
Con esos obstáculos, Camargo puede dar la pelea. Pero no le alcanzará para obtener resultados decorosos.
Hace no muchos meses, Luebbert dio respiración de boca a boca al PAN. De hecho, varios de los cuadros más relevantes del albiazul, fueron parte de su equipo de gobierno cuando administró la ciudad con tan malos tinos que no pudo explicar en qué se gastó los casi 500 millones de pesos que dejó como pasivo para su sucesor Everardo Villarreal.
Otro indicio que delinea el posible resultado si Camargo acude al reto de las urnas, es que toda su vida se movió en áreas de beneficencia y no en terrenos de la política real. Ya fue regidora. Su único aporte en el cargo fue de proteger a todo trance a su prima Elsa Gutiérrez de las mil y una trapacerías que cometió con el presupuesto de las instituciones de cultura que deplorablemente manejó.
Camargo, hoy ocupa un mediano cargo en la estructura educativa de la ciudad.
Se desempeña como rectora, de algún plantel que ostenta el rimbombante título de Universidad. No ha mostrado grandes luces. Sus más cercanos amigos y sus más directos beneficiarios a su paso por el DIF reynosense, le aplauden con mucha enjundia su labor. Son los que le han endulzado los oídos, para que acepte la candidatura del PRI por el II Distrito electoral.
Deberían echarle un ojo a las encuestas.
Sí así lo hicieran, parafraseando a Manuel Cavazos Lerma:
“No cambiarían, camino por vereda…”
A %d blogueros les gusta esto: