Las motos rozaron el millar de caídas esta temporada: 981

La noticia que todo enviado especial a los GGPP desea evitar a toda costa tener que contar1419376829_798393_1419377027_noticia_normal es la de la muerte de un piloto. Por fortuna, no sucede algo así en el Mundial de MotoGP desde hace tres temporadas, cuando falleció el añorado Marco Simoncelli en Malaisia 2011, pero sustos nunca faltan… Estos héroes del asfalto se juegan la vida cada vez que salen a la pista y la temporada de 2014 ha sido de récord en el apartado de caídas, al punto de que se ha rozado el millar sumando las de las tres categorías.

Han sido 981 las caídas vividas este curso a lo largo de las 18 citas mundialistas. Eso es 118 más que la temporada anterior, en gran parte porque desde este año, al desaparecer del calendario Laguna Seca, donde sólo corría la clase reina, Moto2 y Moto3 han tenido tantas comparecencias en pista como sus hermanos mayores. De ese modo, entre las 206 de MotoGP (sólo una más que en 2013), las 408 de la categoría intermedia (64 más que un año antes) y las 367 de la pequeña (53 más), suman más de las que se habían visto hasta ahora en la era Dorna, que se convirtió en el promotor del campeonato a partir de 1992.

Junto a estas líneas se adjuntan diversas tablas con, por ejemplo, el listado de pilotos caídos (mandan en cada categoría Smith con 16, Lowes con 25 y Hanika con 24), pero conviene reseñar que los campeones de MotoGP y Moto2 han reducido considerablemente el número de sus revolcones respecto al curso anterior. Márquez se estrenó en la clase reina con 15, lo que no impidió que lograra el título en su año de debut, y camino de su segunda corona de MotoGP se fue cuatro veces menos al suelo (11, lo que resta un 27%). Rabat, por su parte, ha reducido sus arrastrones de manera aún más drástica, porque pasa de diez a seis (un 40% menos).

A Álex Márquez, en cambio, le costó dos sustos más llegar al título de Moto3, porque pasó de las 12 del año anterior a las 14 en el de su coronación, algo que, dado el resultado, no le ha importado lo más mínimo. Cualquiera de sus rivales hubiera firmado, pero no tanto los que les vemos, porque el asfalto está muy duro…

A %d blogueros les gusta esto: