Los mexicanos, no deberíamos permitir ni tolerar tanto dispendio electoral: CIEST

Apperti-LlovetPara el  presidente del CIEST, Luis Apperti Llovet, el  costo del proceso electoral debería ser asumido por los partidos políticos y sus candidatos.

Refirió que los más de 5 mil 300 millones de pesos que recibirán este año electoral los diez partidos políticos con representación ante el INE, es un dispendio y una mala inversión en la vida democrática del país.

 “Deberían ser los propios interesados quienes costeen las elecciones, no el bolsillo nacional”, enfatizó el  dirigente del Consejo de Instituciones Empresariales del Sur de Tamaulipas (CIEST).

Opinó que la participación ciudadana tendría que exigir que se acabe con ese exorbitante gasto público que proviene de los impuestos de los mexicanos, sobre todo porque existe opacidad y falta de transparencia en la ejecución de los recursos asignados.

 “Los mexicanos no deberíamos de permitir ni tolerar tanto dispendio electoral, pues aparte de que los partidos se consienten y se sirven con la cuchara grande, hay laxitud respecto de la transparencia y el manejo de esos recursos”.

Y subrayó: “deberíamos exigir  que no se les dé tanto dinero a los partidos, porque al final es dinero que se genera de los impuestos, es un dinero mal invertido”.

El tema político electoral tiene varias vertientes porque no solo se trata del dinero que se gasta en las elecciones, sino también los malos resultados que hay en las votaciones además de que al ciudadano elector le ha faltado ser más crítico:

 “Necesitamos ser más críticos y exigentes, primero, en transparentar ese gasto y después en reducirlo o ir migrando a un esquema en donde los partidos políticos reciban dinero de sus afiliados y no de los contribuyentes”.

El representante empresarial del sur de Tamaulipas, refirió que lo más factible es que ese dinero que se tributa a los partidos, y que para este año supera los cinco mil millones de pesos, tan solo en gastos de campaña se irán más de mil 170 millones, pudiera ser deducible de impuestos porque a final de cuentas es un  gasto y el invertir en democracia es buena inversión, aunque con resultados paupérrimos.

En estos momentos el país no está en condiciones de erogar muchísimo dinero en un proceso electoral, porque hoy los partidos políticos tienen un negocio redondo, en donde solo deciden y hacen conforme a sus intereses, nunca se discute por el interés general.

A %d blogueros les gusta esto: