El Fogón

Los miserables…

José Ángel Solorio Martínez

El Comité Directivo Estatal del PRI tamaulipeco, insiste en dejar cabos sueltos en la contienda que está en marcha. Debe ganar, -en su última contienda perdió 8 posiciones de 10 en disputa-, pero no quiere; tiene que triunfar, pero no puede. Su presidente, el matamorense Rafael González Benavides, no acierta a realizar los cambios y movimientos necesarios para realizar una decorosa campaña en los distritos que diputa.
En muchos municipios, el PRI es un fantasma.
En la mayoría, los alcaldes realizan una labor sociopolítica deplorable y tienen a sus Comités Directivos Municipales en el abandono. En algunas ciudades, los PRI son entidades sin el menor avituallamiento y en la mayoría carece de estrategia que lo articule con el CDE.
En municipios tan populosos –en el sentido demográfico- como Reynosa, Matamoros y Tampico, carece de delegados el CDE. En plena campaña, estas ciudades no cuentan con un interlocutor del liderazgo estatal y los grupos de poder locales. Con una contienda en marcha, no tienen un enlace con los planes priistas para la entidad.
La consecuencia: los PRI de Reynosa, Tampico y Matamoros, operan como organizaciones huérfanas y desorientadas ante la falta de articulación con los deseos del CEN y del CDE tricolores.
Lo más dramático en estos tres casos, es que la justificación de la ausencia de delegados es que “no hay dinero”. Rafael González Benavides, de viva voz, ha dado a conocer a los que valientemente se anotan para fungir como operadores políticos en esos sitios, que la tarea ahí está…
…pero no hay pago.
(De hecho, uno de los motivos por los cuales renunció el delegado del CDE en Reynosa, Guadalupe González fue la falta de apoyos para sufragar los más primarias necesidades: hospedaje y alimentación. Esta ciudad, ya tiene casi tres meses sin la atención del PRI de González Benavides).
¿Puede una organización política funcionar sin estructura de operación y mando?..
¿Es justificable, la miseria del CDE del PRI para olvidar a los CD municipales?..
González Benavides, cada día muestra la fragilidad de su liderazgo. Un dirigente que no resuelve las más elementales exigencias de sus seguidores no es líder. Un personaje que es incapaz de conducir a sus seguidores al éxito no es un líder. Un político que no puede resolver y encauzar los desafíos de la masa, no es líder.
¿Por qué Rafita no es capaz de gestionar recursos para el despliegue del partido que le encomendaron dirigir?..
No existe explicación válida.
El delegado del PRI en Nuevo Laredo, Gonzalo Rivera realiza su trabajo con más ganas que recursos. En un gesto de solidaridad, segmentos priistas que laboran en el Ayuntamiento de Carlos Cantú Rosas, han mostrado atenciones para el priista, que no han sido prodigadas por el CDE.
Nunca como ahora, el priismo tamaulipeco había vivido horas de tanta miseria. Y no es caer en el cínico apotegma de que un partido pobre, es un pobre partido. No. Simplemente cuando un partido en el poder exhibe pobreza, muestra la mezquindad y la actitud ventajosa de sus los militantes, a quienes llevó a cargos en de autoridad. A eso hay que añadir, la falta de respeto por miles y miles de militantes, que dieron su mejor esfuerzo por hacer ganar a su organización política.
Ese egoísmo de quienes deben financiar al partido que tanto les ha dado y tan poco le han devuelto, se transforma en un mayúsculo error de estrategia: Reynosa, Tampico y Matamoros, son casi el 60 por ciento del padrón electoral de Tamaulipas.
En suma: no es una metáfora, ni una exageración, decir que el PRI tamaulipeco está en el más completo de los abandonos.
Muy poco, pueden esperar los candidatos priistas de Rafael González Benavides. O más bien: casi nada.
Los triunfos –si se logran- de los priistas el 7 junio, estarán fundamentados más en sus propios esfuerzos –y la de sus seguidores y militantes de partido- que en los aportes del recatado Rafita.
Por lo pronto, la candidata del II distrito María Camargo, el aspirante del III distrito Edgar Melhem, incluyendo a Paloma Guillén en el VII distrito –aparte de su rostro de derrotados- deberán superar el obstáculo mayor de sus campañas: Rafita y los Miserables…

A %d blogueros les gusta esto: