ANECDOTARIO…CARROÑEROS AL ACECHO.

POR JAVIER ROSALES ORTIZ.

RELATO 1.-Aunque huela a una mal armada estrategia para provocar un impacto publicitario, no sobra decir que está bien que la CONDUSEF meta en cintura a los despachos de cobranza que contrata  la banca para hostigar severamente a los usuarios, sobre todo cuando se trata de personas de la tercera edad.

Casos se contabilizan por cientos, tal vez por miles a lo largo de la república mexicana, pero salta uno a la luz pública en Ciudad Victoria, Tamaulipas, donde una anciana de 78 años se retuerce entre la desesperación y el desconsuelo por el rastreo y el asedio que sin misericordia ejerce sobre ella un despacho de cobranza.

Originalmente esta mujer solicitó un préstamo bancario por 50 mil pesos que liquidó durante 5 años mediante los descuentos que se le aplicaron en su tarjeta de pensionada del IMSS, pero luego de ello la rasurada prosiguió, tal vez porque el banco navegó con la idea de que  ella por su edad se quedaría callada.

Una vez que liquidó el banco le activó otro por una cantidad similar y hasta le descontó más de 6 mil pesos de su tarjeta, no obstante de que en ningún momento autorizó otro empréstito, por eso decidió ya no permanecer en silencio y maniobrar en consecuencia.

Y es que ya se canso de solicitarle a la banca que le exhiba algún documento firmado por ella en la que aceptó el crédito y, lo más importante, que le compruebe que ella recibió esa cantidad, la cual se hizo humo.

También, ya agotó su tiempo y su paciencia en la CONDUSEF local, donde introdujo un documento que ese organismo determinó que es improcedente y por más que ella solicitó pruebas no recibió ninguna explicación que justifique la contratación de ese crédito.

Es por eso que la anciana sigue con su peregrinar de banco a banco para exigir información, pero la respuesta siempre ha sido la misma: Nada.

Desde hace tiempo, mes tras mes, recibe en su domicilio sendos oficios de los Servicios Técnicos de Cobranza en el que le solicitan que liquide el crédito balín con tan solo once mil pesos, lo que habla de lo “generosa” que suele ser la banca y lo cual resulta por demás increíble.

En ese despacho contable se remiten a informarle que ellos solo se dedican a darle salida a los casos que les turna la banca, claro sin comprobar si realmente el usuario es un deudor, por eso el acorralamiento mensual, prosigue.

Por eso aquí saltan una serie de preguntas que tendrán que contestar la banca y ese despacho contable y ante las cuales la CONDUSEF no puede poner oídos sordos.

¿Cuándo van a comprobar que realmente esa mujer solicitó y aceptó el préstamo?.

¿Es legal que los Servicios Técnicos de Cobranza persiga a ancianos y los amenace si no se someten a sus caprichos?.

¿Quién le va a regresar a esa anciana los mas de 6 mil pesos que a la mala le descontaron de su tarjeta de pensionada?.

Y sobra tela para otras preguntas más, pero esa mujer mejor ha decidido elaborar un documento que enviará a los medios y a las cámaras federales para que legisladores camaradas de oposición tomen en sus manos el caso y que le hagan justicia a los miles de mexicanos que son presa fácil de la banca usurera y de los despachos contables.

En esa petición irán incluidos los datos exactos de la afectada, estados de cuenta y comprobantes de pago, suficientes para doblar la soberbia y acabar con el agandalle.

Y es que esta señora cree que tiene bien agarrado a los dos entes.

Por los meros “esos”.

Relato 2.- El que aún escucha el sabroso sonido de las campanitas es el rector de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Enrique Etienne Pérez del Río, tras su primer informe de labores y para que les haga justicia la revolución es cabal otorgarle el crédito que merece el  área de prensa y, sobre todo, de televisión de la máxima casa de estudios.

Poco nota uno su trabajo y es necesario que se les valore, por eso he de mencionar que la edición del video de 40 minutos que ilustró la labor del rector en el 2014 estuvo perfecta, impecable he ideal para que el evento luciera.

Se asemejó a un libro abierto cuyas páginas se recorren para darle paso a las cientos de acciones que el rector realizo durante un año.

Obvio, es, que esto fue producto de un trabajo muy laborioso en equipo que recibió el visto bueno del área de prensa de esa institución.

Y el rector se lució cuando improvisó y la edición del video dio lugar al ingrediente necesario para que el evento alcanzara lo exitoso.

El, el rector, no se equivocó en designar a sus colaboradores.

Por eso el resultado, está a la vista.

 

Correo electrónico: tecnico.lobo1@gmail.com  

    

 

A %d blogueros les gusta esto: