En Hora Santa Sacerdotal, Iglesia ofrece apoyo a victimas de secuestro: Obispo

AntonioGonzalezSanchezDurante la Misa “Hora Santa Sacerdotal” de este miércoles la comunidad católica oró por las víctimas de la inseguridad, por la indiferencia al dolor de las víctimas y por los que han sido ejecutados con crueldad y frialdad inhumana.

En el acto litúrgico, que se llevó a cabo en la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús y el cual  reunió a todos los sacerdotes de los veinte municipios de la  Diócesis de ciudad Victoria se dio lectura a un extracto del folleto denominado “Cristo en paz para tener vida santa” en el cual resaltó que ante el clima de inseguridad que aún prevalece en el país, los Obispos ofrecen su apoyo para actuar como intermediarios en casos como secuestros o plagios.

Entrevistado al concluir la misa, el obispo Antonio González Sánchez, profundizó sobre el contenido de ese documento, y resumió que se trata de la voz de los obispos de todo el país, quienes manifiestan su solidaridad y apoyo para quienes, por ejemplo,  cuentan con un familiar secuestrado.

“Textualmente eso dice: ofrecernos como intermediarios pero en la práctica no se da, o no sé si ya se haya dado en alguna otra Diócesis, pero  ahí está el ofrecimiento de los Obispos de ser intermediarios entre las personas  lo podemos hacer con mucha prudencia y todos los cuidados”.

Aclaró que no se ha presentado ningún caso en donde a  un representante de la Iglesia Católica se le haya pedido su apoyo para enfrentar un delito derivado de la delincuencia, como son los secuestros; pero  la propuesta y el ofrecimiento está “para que en caso de que  surgiera algún acontecimiento de esa naturaleza,  se vería el  caso y  de acuerdo a las circunstancias y  si se llega a dar seria  a petición de la familia de la persona afectada”.

Es decir, el apoyo sería en el sentido de que podrían intervenir en caso de que las familias de alguna persona secuestrada lo requieran para hablar  tanto con la autoridad como con las víctimas y los secuestradores; “no puedo precisar si se diera veríamos como se podría hacer y con mucha prudencia, no somos políticos y tendríamos que ver si el secuestrado es conocido o no; no podemos opinar tan fácilmente”.

Agregó que “hace muchos años, omito nombre,  pero los secuestradores le pidieron a un obispo que él fuera el que llevara la negociación del rescate, esa fue una manera de intermediar, claro  los secuestradores lo pidieron y la familia se lo solicitó pero ahí fue todo, él  no opinó no habló a favor ni en contra de nadie”.

En  la “Hora Santa Sacerdotal”    , se oró por los hermanos desaparecidos, secuestrados y sus familias:

“Oremos por el bien y la inseguridad en que viven los niños adolescentes jóvenes las familias y las comunidades de México; por  la violencia que se vive dentro de las familias por nuestras omisiones y por acostumbrarnos a vivir en un mundo  violento; por nuestra indiferencia al dolor de las víctimas; por la sangre de los niños abortados por la sangre de las mujeres asesinadas y por los que han sido ejecutados con crueldad y frialdad inhumana”.

A %d blogueros les gusta esto: