Tendencias…Paloma va por fondo metropolitano

Oscar Contreras Nava

Hace 102 años, el 1º de mayo de 1913, precisamente cuando el gobierno del usurpador Victorino Huerta estaba en pleno auge, los obreros organizados de la Ciudad de México realizaron el primer desfile del día del trabajo, para rendir homenaje a los mártires de Chicago quienes habían muerto 27 años antes luchando por conseguir la jornada laboral de ocho horas.

Los obreros Augusto Spies, Alberto R. Parsons, Adolfo Fischer y George Engel, fueron llevados a la horca, acusados del delito de huelga, por haber reclamado una jornada de trabajo justa y humana, que pusiera punto final a la explotación del hombre en jornadas de 14 y 16 horas diarias.

Así que a sugerencia de la Casa del Obrero Mundial se tomó en México la fecha del 1º de mayo como un día de lucha obrera, y de esa fecha se recuerda que fueron más de veinte mil trabajadores, entre mujeres y hombres, los que marcharon de manera pacífica por las calles de la capital mexicana.

La prensa dejó constancia de este inusitado hecho ya que de acuerdo a informes cablegráficos recibidos de Francia, España, Italia, Inglaterra y otras regiones del mundo, la manifestación llevada a cabo por los obreros de México había superado a la que, con igual motivo del día primero de mayo, recorrió las calles de Londres.

Después esta marcha por la reivindicación de la lucha obrera y el recuerdo de los obreros norteamericanos, se hizo una tradición en México; se incorporó a esta conmemoración lo sucedido en Cananea y Río Blanco y salvo algunos años de la postrevolución en que hubo enfrentamientos armados, no se realizó y posteriormente en todos los estados se organizaba este desfile del 1º de mayo el cual agarró mucha fuerza especialmente después de la expropiación petrolera.

Al crearse el PRI, el sector obrero quedó como uno de sus pilares y en esta fiesta del Día del Trabajo, quien encabezaba la marcha era el Jefe Supremo del tricolor, es decir, el presidente de la República y los principales dirigentes obreros del país.

Con la llegada de los tecnócratas a la presidencia de la República, la vida cambió para los sindicatos, porque de inmediato buscaron quitarse de encima a sus dirigentes, quienes eran un obstáculo para implantar el sistema neoliberal de la economía y lo consiguieron.

Por ello, ahora el poder de las grandes centrales obreras como la CTM, la CROC, la CROM, así como los sindicatos de petroleros, electricistas, telefonistas, maestros, burócratas, etc. se han visto minimizados y han perdido influencia y poder en la vida política de México.

Por ello, actualmente los analistas neoliberales aseguran que sí usted es miembro de un sindicato, forman parte de una minoría muy pequeña en México, ya que los sindicalizados conforman el 13.5 % de los trabajadores asalariados y el 8.6% de la población económicamente activa y esto, para ellos es una satisfacción porque están a punto de extinguirlos.

Sin embargo, para los obreros esta decisión de eliminar a los sindicatos, les perjudica porque los empresarios pueden ahora evitar con mucha facilidad sus conquistas y pueden contratarlos de manera temporal y correrlos cuando quieran, para que no generen antigüedad y derechos.

Estos mismo neoliberales aseguran que “los sindicatos representan uno de los arcaísmos que todavía tiene nuestro sistema político, y mientras no se atreva a arrojar lastres y avanzar más ligero, dando a los dirigentes sindicales el peso específico que les corresponde, como representantes del 13 por ciento de los trabajadores, avanzaremos en cámara lenta”.

¿Qué les parece?

Pero bueno, quienes fueron educados antes de la ola neoliberal, esto que dicen de los sindicatos parece algo irreal, inhumano y antidemocrático, y esperamos que con la llegada de las empresas extranjeras a nuestro país, por el efecto de la nueva reforma energética, no vayan abusar del trabajador mexicano, porque aún existen antecedentes de su defensa en la memoria colectiva y seguramente surgirán cuando sea necesario.

En fin, en los principales municipios de Tamaulipas se marchará este día viernes, para recordar a los mártires de Chicago, Cananea y Río Blanco, pero en Matamoros donde se encuentra el mayor número de obreros organizados esta conmemoración se realizará en un lugar cerrado por si se presentan situaciones de riesgo y será un evento netamente obrero.

En Reynosa, el alcalde Pepe Elías Leal encabezará el desfile obrero y se espera que asistan los candidatos del PRI, María Esther Camargo de Lubbert y Edgardo Melhem Salinas, ya que esta parada obrera tiene un color muy tricolor, pero después les daremos pormenores de estos eventos.

Para finalizar, el diputado Ramiro Ramos Salinas, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Tamaulipas, se encuentra en el sur de Tamaulipas, ya que la próxima semana habrá sesión ordinaria en Altamira y siendo tan previsor como lo ha demostrado ser, se puso el overol y anda coordinando los detalles del lugar donde se organizarán las actividades legislativas.

Al cierre. La candidata a la diputación federal por el 8 distrito, del PRI, Paloma Guillén Vicente, asegura que después del triunfo electoral, conformará un bloque de 8 legisladores -Veracruz y Tamaulipas- para obtener recursos de la federación y le deseamos mucha suerte, ya que estos municipios nunca se han puesto de acuerdo para ser beneficiados con recursos especialmente del Fondo Metropolitano.

¡Ah! también le deseamos mucha suerte, a ver si logra convencer al Jefe Videgaray, para que afloje dinero, ya que el secretario de Hacienda durante todo el mes de abril se la pasó comentando que no habrá dinero extraordinario para los estados, por la caída del precio del petróleo, el alza en las tasas de interés norteamericanas y el gran recorte que el gobierno aplicará al presupuesto de egresos de la federación (PEF) del 2016.

http://signos-contexto.blogspot.mx/

A %d blogueros les gusta esto: