CENA DE NEGROS/Incendiar Tamaulipas…

Marco A. Vázquez

Harto de la violencia, el tamaulipeco es un ciudadano práctico o, como les dicen ahora, pragmático, poco le atraen el pleito, los desencuentros políticos, se calla muchas cosas pero acciona en las urnas, en una ciudadanía ejemplar que no busca el cambio a base de guerras ni guerrillas sino a través del voto.

El mensaje es claro, ya no queremos más violencia y en ese sentido quizá los del Partido Acción Nacional están midiendo mal la situación en su incansable cacería de votos para este 2015, aunque, a fuerza de ser sinceros, parece que ya les interesa más el 16 y por ello desde hoy pretenden incendiar el Estado, políticamente hablando.

Se pararon de la mesa de las negociaciones de la reforma política en el congreso del Estado, como si el PRI los necesitará para tal efecto, la verdad es que hacen denuncias, fingen berrinches, pero solo es con el deseo de acaparar reflectores con la perversa intención de disfrazarse de oposición real para el año que viene.

La queja es por todo, denuncian todo, aunque se quedan callados cuando en Matamoros hay grupos que acusan a su alcaldesa, Leticia Salazar, de desviar más de 20 millones de pesos a la campaña de su padre que es candidato a Diputado Federal por el PAN.

Una realidad es que los números le han dado la espalda al Partido Acción Nacional en la contienda que se avecina, difícilmente, en este momento, podrían obtener el triunfo en uno solo de los Distritos y por ello le apuestan al escándalo, a afirmar lo que todo mundo da por cierto en el sentido de que el Congreso tiene poca autonomía.

La actitud del PAN es la misma que ha tenido el PRD, y la izquierda, durante muchos años, quizá alguien les tenga que recordar a los azules que el pleito casi pone en riesgo de desaparecer del mapa político de Tamaulipas a los amarillos y sus aliados, la razón es una, aquí somos más de propuesta, de oportunidad, y no atendemos esos llamados desesperados que se hacen con actitudes violentas, le repito, estamos hartos.

Otra certeza que existe es que la actitud de los Diputados azules es tonta, por llamarle de manera decente, no se dan cuenta que los tamaulipecos los necesitamos mucho negociando y tratando de sacar una buena ley y que el retirarse de la mesa solo permitirá que los otros se despachen con la cuchara grande.

 Los que saben, dicen que toda la estrategia es dirigida por el Senador Francisco Javier García Cabeza de Vaca que pretende incendiar políticamente a Tamaulipas para que el próximo año la gente lo vea como la solución a los problemas.

Un hecho parece que ya no tiene reversa, Cabeza de Vaca será el candidato del PAN a la gubernatura del Estado, y lo será porque fue el único que aprovechó el periodo de campaña para hacerse notar, para congraciarse con grupos, para realizar caminatas, eventos, y otras cosas con los candidatos a Diputados Federales lo que le atrajo muchas simpatías.

Más allá de que ganen o pierdan los candidatos del PAN, Cabeza de Vaca hizo amarres suficientes con los panistas afiliados para que le respalden en su sueño de gobernar el Estado, lo logró, tanto así que su grupo parece ya no tener problemas para gobernar el PAN a partir de la fecha.

Quizá les falte hacer más fino a El Truco, César Verastegui,  y bajarle soberbia a su equipo, porque uno y otro han tenido poco tacto para justificar las derrotas que tendrán el próximo domingo, han acusado a los candidatos olvidándose que también representan votos, y en eso ya no hay vuelta de hoja.

Ojalá, por el bien de Tamaulipas, el PAN entienda que se debe a los tamaulipecos, que sus Diputados son necesarios para tratar de equilibrar la reforma electoral, que de estar presentes por lo menos podrán enterarnos de lo que ocurra, más aún, nos quitarían la idea que se difunde en el sentido de que los azules están al cien por ciento de acuerdo con la propuesta de reforma y no necesitan negociar nada por lo que el retirarse de la mesa nomás fue cuestiones de atraer reflectores.

Es, desde luego, muy temprano para incendiar Tamaulipas, para intentar desestabilizar porque eso le cuesta más a la sociedad que a los políticos lo que convierte en perversidad la actitud de los azules.

En otras cosas… vaya historias que aparecen al calor de la política, ayer se publicó como Gustavo Cárdenas Gutiérrez, casi le da un par de balazos a uno de sus ex trabajadores que tomó un queso de su refrigerador, lo acusó de ladrón, lo corrió de su trabajo y no le pagó indemnizaciones, según el entrevistado, es lo mismo que hizo siempre con todos los trabajadores de su hotel, sus tiendas, y su restaurante a los que les paga una miseria y en algún tiempo hasta los mantuvo con dinero oficial, “Es un corrupto, rabo verde, y con muchas mañas y vicios más”, así lo califican sus detractores.

Les dejo el twitter @gato valiente para que nos siga, también el correo electrónico y la cuenta de facebook a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

A %d blogueros les gusta esto: