“El campo es de Seguridad Nacional “: Triple “C”

Alerta dirigente contra monopolios agroalimentarios trasnacionales  que controlan el Mercado Nacional

Más de cien años de atraso tecnológico enfrenta el sector

Lidia Rita Bonilla Delgado DSCN2223

ALTAMIRA, URBE INDUSTRIAL.- “Queremos que el gobierno entienda que el campo es de seguridad nacional, porque es el que nos da vida (…) desde ese punto de vista consideramos en la triple “C”, que en este país debe considerarse de esa naturaleza al campo”, aseveró en entrevista Mario Reyes Cantú, Secretario General de  la Central Campesina Cardenista en Tamaulipas.

El dirigente agrario asevero que se viene arrastrando un atraso tecnológico de más de cien años comparado con otros países, esto en cuanto a los beneficios institucionales que son generadores del desarrollo, “En el campo mexicano se vive  una de las peores crisis agravadas hoy por el  flagelo de la inseguridad y la violencia; vivimos en un atraso tecnológico”.

Asegura de igual manera  que en México no ha habido un programa que realmente atienda el rezago y desigualdad del campo.  Y los implementos agrícolas y la tecnología de punta estiman costos muy elevados para poder tener acceso a ellos. “NO está al alcance de los campesinos mexicanos”, enfatiza.

Reyes Cantú lamenta que  el recurso destinado a nivel nacional  del Producto Interno Bruto (PIB) al campo sea insuficiente y por ende mucho menor  en comparación con otros países, principalmente  con los  vecinos del norte,  con quienes se encuentran en desventaja insalvable.

Abunda el productor  en la diferencia de subsidios que se dan “En los países europeos se destina, dice, 70 centavos de cada peso recaudado al campo por considerarlo de seguridad nacional, generándoles un superávit productivo”, comenta.

De igual manera  habla de las grandes asimetrías que se viven y sufren en México, aludiendo a los grandes  monopolios de comunicación;  sin embargo, dejan en el olvido el crecimiento de los monopolios agroalimentarios  algunos de ellos trasnacionales, que afectan desde la producción hasta la comercialización de los alimentos al controlar el mercado; “Ellos son  los únicos beneficiados  de la actividad primaria y el valor agregado,  al controlar el mercado mundial o cuando menos latinoamericano”.

Destaca la gravedad de la situación que vive el agro mexicano ante la desventajosa situación que ha planteado el Tratado de Libre Comercio,  a más de 20 años de distancia,  y que se ha traducido en el aumento sustancial  del 40 por ciento en  la  importación de granos.

Abunda que los productores tanto norteamericanos como canadienses reciben millonarios subsidios, mientras que los mexicanos muchos de ellos están en el olvido

“18  mil dólares por hectárea reciben ellos, un productor mexicano que tenga subsidio (porque no todos tienen subsidio) recibe cien dólares por hectárea”.  Situación similar sucede en la producción de ganadera, enfatiza, al comercializarse cadáveres de aves y bovinos  de desecho  en el país.

El dirigente advierte que de perder el control agroalimentario, por la devastación del campo, se corre el riesgo de depender de  los graneros de otros países como ya está sucediendo, luego de que se está importando el 60 por ciento de los granos que se consumen en el país, cuando hace 20 años apenas era el 20 por ciento, concluyo.

A %d blogueros les gusta esto: