ALEJANDRO GUEVARA, “EL POTRO DESBOCADO”

LA HORA DE TODOS / Víctor Contreras

 

ELIAS ALMANZAMadrid, España.- Regresó a Tamaulipas en busca de tercera diputación federal, y vaya que sacó la elección con una abultada votación, pero en realidad, hacía campaña por todo el Estado y no por el VI Distrito con cabecera en El Mante, donde le correspondía.

Traía guardaespaldas y escoltas del Ejército con varias camionetas blindadas y un Pull de prensa  puesto a su disposición por el gobierno del Estado.

Se reunió con grupos políticos, reporteros, columnistas y editores. Dinero no repartía, salvo a unos cuantos. Sus criterios políticos y editoriales al parecer eran ¿y seguirán siendo hormonales?.

“Espantaba con el petate del muerto” de haber sido el Coordinador de giras de Presidencia de la República y que realizó 222 visitas del ejecutivo por las 32 entidades del país.

Orondo, se ufanaba y pregona aún a los cuatro vientos ser amigo personal del presidente Enrique Peña Nieto y ‘ahijado de oro’, el más querido –porque es tanto el poder de su padrino que ha de tener otros protegidos ¿no?– del  General  Salvador Cienfuegos, Secretario de la Defensa Nacional.

La oficina de transparencia en SEDENA está obligada a informar por qué razón cuatro o cinco camionetas con una veintena de soldados acompañan siempre a Guevara desde la campaña y ahora de diputado. ¿Cómo justifica el Ejército dicho apoyo?

Convenció a políticos viejos y experimentados de que traía todo el poder, el visto bueno y la bendición de quienes deciden “para ser el próximo gobernador”, de tal manera que el mantense, el  talentoso e inteligente  Luis Enrique Rodríguez  Saavedra, alias ‘El Pipo’ se convirtió en su principal asesor,  y Hugo Andrés Araujo de la Torre  fue su coordinador general de campaña.

Ante los desaciertos de “El Potro Desbocado” o “La Chiva Loca” como atinada y conservadoramente lo apodan sus “picaros enemigos” por sus desatinos, torpezas, dislates y disparates, “El Pipo” lo abandonó y se fue a engrosar las filas del párvulo Ramiro Ramos Salinas y Araujo de la Torre, como todo un viejo lobo de mar, tomó una sana distancia.

Por amistad, compromiso “o por orden de arriba”,  algunos políticos aún siguen sus guajiros sueños, pero están  a punto de saltar “porque el barco ya hizo agua…”.

Todo iba ‘viento en popa’ hasta que se le ocurre colocar 340 espectaculares publicitarios a lo largo y ancho de todo el estado. Y de los espectaculares, “los especuleros” hicieron sus demoledoras especulaciones y no hubo respuesta convincente para explicar el origen del patrocinador de tales anuncios y al diputado federal, nada más le voltearon la tortilla: “¿Qué opinas Tamaulipas”.

Y opinaron los “especuleros”, las lenguas de doble filo y los que nunca faltan, “las aves de mal agüero”.

Y por un error Espectacular, de colocar anuncios espectaculares antes de tiempo, lo sacaron de manera espectacular de la carrera por la sucesión.

¡NO ME AYUDES COMPADRE ELIAS…!

En la reciente visita que realizó a Tamaulipas Roberto Campa Cifrián, Subsecretario de Derechos Humanos  de la SEGOB, dicen que cuestionó  a uno de sus colaboradores del por qué tantos anuncios “anticipados” del diputado federal Alejandro Guevara Cobos con el texto ¿Qué opinas Tamaulipas? Como justi

 Y raudo y veloz Campa Cifrián le comunica a su jefe Miguel Angel Osorio Chong y “ordenan” al IETAM  retirar los anuncios. (Esta información no está comprobada pero fue comentada por los compañeritos de “Bucareli news”,( en traducción periodiquera: “orejas de gobernación”).

Se desata la polémica y el “El Potro Desbocado” declaró a los medios que  pidió adelantado tres meses de su dieta legislativa –un sueldo aproximado de 150 mil pesos al mes—y con ello instalar 340 anuncios.

Esta declaración infantil, increíble fue “la gota de agua que derramó el vaso….”

Pero esas dietas adelantadas no cubren ni el 10 % del gasto bruto erogado para los anuncios, ni los 80 mil folletos impresos ni para sufragar el costo de los eventos masivos con cientos de acarreados.

¿Quién patrocina?  La sospecha continúa.

Pretendía que todo Tamaulipas lo conociera, que opinara. Pues lo logró: fue un desgaste espectacular.

El PAN presentó la queja y el IETAM  retiro los seis espectaculares que se instalaron en la capital y en todo el estado con la imagen del diputado Alejandro Guevara, y de paso multarán a algunos editores y periodistas que se prestaron para aparecer en los anuncios.

El argumento fue “actos anticipados de campaña” como aspirante a la candidatura del PRI al gobierno del Estado. El diputado argumentaba una participación ciudadana.

En la nota del talentoso reportero Benito López, se asienta que según las declaraciones del legislador federal, “que hizo pagos a tres diferentes empresas, sin revelar la identidad de éstas, así como el concepto de siete artículos y un video”.

Agregó en la nota el Reportero que  “parte de esos recursos también fueron usados para cubrir pagos a Simi Gráfico y a Publicidad Digital del Norte. Incluso pagó los servicios de una persona física que le hizo un video sobre su trabajo en la consulta ciudadana, pero sin revelar la identidad del prestador del servicio”.

Y otra vez la pregunta y la sospecha: ¿Y quién patrocina?.

Lo interesante es que de pronto apareció en Face Book unos comentarios altisonantes de un joven empresario multimillonario de Nuevo Laredo en contra del gobernador Egidio Torre Cantú, y desde tiempo atrás  se mencionaba como el mecenas de “El Potro desbocado”.

Su nombre: Elías Almanza, socio y cómplice de Faruck Fatemi Corcuera, el victorense, prestanombres de Tomás Yarrington y fue funcionario en el gobierno de Eugenio Hernández Flores.

He aquí el texto tal cual y no tiene desperdicio, además de explicar ¿quién patrocina y quién pompó?:

“La violencia no cesa en Tamaulipas! Ustedes son los que pueden llevar la voz de la ciudadanía desesperada y agraviada, –José Cárdenas, Carlos Loret de Mola, Raymundo Rivapalacio, Alfredo Corchado, Ramón Darío Cantú, Heriberto Deándas, su compadre, Héctor Hugo Jiménez Castillo….–  La omisión de las autoridades dañan por igual  que el agravio directo de los delincuentes. Egidio Torre y secuaces incluyendo su delfín ALEJANDRO ETIENNE y Ramiro Ramos, por dignidad renuncien y ríndanle cuentas a los tamaulipecos…”

Como el más afectado por el retiro de los espectaculares, responde furibundo, pues se dice que fue el MECENAS de toda la campaña de Alejandro Guevara y de los anuncios espectaculares, y por esa razón se le fue encima y a la yugular al gobernador Egidio, lo que provocó el repliegue de quiénes decidirán el destino político de Tamaulipas.

El 22 de septiembre pasado, Elías Almanza publicó en el Facebook “¡ni un victorense ni matamorense más como gobernador!. Dejen de derrochar lo que no es suyo en un capricho guajiro de ambición desmedida y renuncien y así la historia no les será una carga de conciencia”.

Aunque no hay documentos probatorios, ni cheques ni fichas de depósito para comprobar que Elías Almanza es el MECENAS de “El Potro Desbocado”, lo cierto que hay políticos y funcionarios que lo aseguran.

Se descarriló el proyecto. El barco naufragó, se fue a pique.

 

Mientras tanto se le olvidó a Elías Almanza que de la política ha hechos negocios como Las Mochilas que vendió al gobierno de Tamaulipas y al de Aguascalientes con complicidad con Faruck Fatemi Corcuera y que merece toda una investigación a parte.

“Cuando se dirimen las ideas a golpes…”

Dicen los que lo conocen, sus cercanos, que este espécimen sumamente raro, atípico, nacido y creado entre las aguas frescas del canal de Mante, cuyo buqué todavía le acompaña, que Alejandro Guevara Cobos “ss un ¿político? exquisitamente seductor y explosivamente insoportable”.

Cuando se exaspera (se encabrona) y se le acaban las palabras pasa inmediatamente a las bofetadas y a los insultos, es decir, dirime sus ideas a golpes.

Su personalidad es casi bipolar. Voluble. Intransigente. Intolerante. (¿Podríamos encontrarle otro defecto?)

Se ufana de haber iniciado su carrera política a los 15 años. ¿Pero quién a sus tres lustros de vida está consciente de lo que es la política?

Pareciera que el tres veces diputado federal tomó el oficio equivocado, dicen sus adversarios, –que a fuerza de medir su resistencia y consistencia lo han sacado de la carrera por la sucesión– debió hacer carrera como animador de concursos, con esmoquin de lentejuela, bailarinas, payasitos y travestis esotéricos para Multimedios edición la zona cañera.

Ese es su nivel.
Vestido –y así se hace fotografiar– con botas y pantalón vaqueros, cinto piteado, camisa color de rosa a cuadritos y con un sombrero que no le va, Don Alejandro es de un perfil narcisista (y pareciera que nos hace el inmenso y milagroso favor de existir en este mundo) su carácter alucinado, caprichoso, arrebatado, intolerante, convierte en un peligro para convivencia social diaria y para Tamaulipas.

De ahí que se ha ganado el mote entre la raza periodiquera y los grillos cafetólogos como “La Chiva Loca” o “El Potro Desbocado”.

¿Se lo imaginan de gobernador? Miles de tamaulipecos claman:

¡Que Dios no lo permita ni por accidente  ni por equivocación…!
Se dice abogado y contador pero no ha presentado título alguno, y además tuvo la formación militar  que no le hizo mella ni beneficio. Nunca ha litigado ni llevado contabilidad alguna

En campaña lo saludé y era un pan de hombre, una dama en el trato. Pasado el tiempo volví a extenderle la mano y solo recibí una grosería y comprobé con quienes lo conocen que es impositivo y vejatorio en el trato cercano. A sus ayudantes, al regañarlos, los humilla, los hinca (¿formación militar?) y les grita con lenguaje lépero, grosero y denigrante.

El hijo de un ex capitán del Ejército, Antonio Guevara Martínez, (actual regidor de El Mante)  al igual que a su padre,  hizo regidora a una de sus novias, vociferando a diestra y siniestra que no le importaba lo que su partido, el PRI, dijera o hiciera, “porque por los suyos”, esa mujercita seria regidora.

En una ocasión, quiso humillar a un empresario de aquella ciudad cañera y le salió “el tiro por la culata”, pues el joven se le enfrentó y le propinó dos soberanas y sonoras bofetadas, dejándolo en ridículo delante de guaruras y amigos de la fiesta.

Según cuentan, que a un publirrelacionista del gobierno anterior lo derribó escaleras abajo y le preguntaron la razón del hecho, y contestó: “porque me estaba mirando muy feo”.

Al mantense Elías Ahuet ex Gerente de la Comapa, lo sacudió de la solapa y le dio unas lindas y cañeras cachetadonas que se escucharon por todo el pueblo, tan solo porque se atrevió a bromear de que nadie lo haría trabajar en fin de semana.
Un día se le acercó el doctor en ciencia política, político, literato y periodista, Miguel de la Rosa pasándole unas notas por gastos de viaje, lo cual puso furioso a ‘Guevarita’ , quien respondió que “yo no está para darle dinero a nadie, sino para que los demás me den dinero a mí”.
Y corrió a Miguel en forma grosera y delante de sus atónitos colaboradores. “Ni te me vuelvas a parar aquí”, vociferó.

Eso fue lo que me comentaron unos amigos, confiésoles.

En el evento de agradecimiento luego de la elección, hubo una cena para invitados especiales y tras bambalinas el “Potro desbocado” se lió a golpes con el hermano de Ernesto Rangel y con sus propios guaruras.
De sus colaboradores, el más eficiente, de apellido CHIO, está a punto de aventar la toalla.

¡Ah, para carácter de la Chiva Loca!

En una especie de colofón, creo que el diputado federal Alejandro Guevara Cobos ya está fuera de la jugada, fuera de la carrera por sucesión gubernamental, por su inmadurez, por su falta de preparación y experiencia.

El hecho de conocer al presidente Peña Nieto y al Secretario de la Defensa no le da el perfil que se requiere para ser ni candidato ni menos gobernador.

Su pésimo carácter, su desmedida ambición y su vida respetada y respetable vida privada no le permiten ni ser buen candidato ni ser un buen gobernante.

Salvo que esté equivocado, que alguien lo refute.

Mientras tanto, por culpa de esos malvados enemigos de la democracia, canallas priistas, panista de doble moral  y de rancia sacristía, grillos trasnochados y envidiosos y esos consejeros electorales del IETAM que a la voz de ¡retíren los anuncios..!,no se dieron cuenta del daños que le hicieron a Tamaulipas porque al “Potro Desbocado” le tumbaron su tramoya, le bajaron el telón y  le acabaron “su teatrito”.

Un barco que se fue a pique. Se descarriló el proyecto. El barco naufragó, hizo agua, se fue a pique.

Si estuviera en tus manos, ¿Qué harías para evitar que un diputado loco no llegue a gobernar Tamaulipas?

Mejor, nos leemos mañana