EL FRANCOTIRADOR / EL CABALLO NEGRO

Por Óscar Jiménez 

A mi siempre me han gustado las historias, vaya pues, desde que este Francotirador traía su rifle de madera ya tenía la afición por cada historia que se me atravesaba en el camino.

Por eso también siempre digo que yo cuento historias. Y hoy le tengo una ocurrida hace 14 años en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas.

Sucedió en una residencia que años después estaría sumida en un escándalo financiero de talla internacional.

Me refiero a la casa de Tomás Yarrington Ruvalcaba, entonces gobernador en funciones de Tamaulipas y cabeza del poderoso Grupo Matamoros.

La historia cuenta que se encontraban en esa residencia Tomás Yarrington, María Antonieta Morales de Yarrington, Jesús de la Garza Díaz del Guante (diputado local en aquellos días), Baltazar Hinojosa Ochoa (miembro del gabinete estatal en esa fecha), el Obispo de la Diócesis en esos tiempos, entre otros.

Era una cena. Todos los invitados a la mesa de Tomás Yarrington estaban contentos por tal distinción. La charla transcurría entre bromas y risas. El dinero y el poder político lo tenían a manos llenas.

Pero cuando el tema de la sucesión gubernamental estatal fue tocado por el mismo gobernador Tomás Yarrington todos se quedaron callados y pusieron atención.

Fue cuando Tomás dijo sin inmutarse viendo fijamente a su amiguísimo Baltazar Hinojosa Ochoa: “Este es mi caballo negro, fíjense bien”.

“Sólo que es muy pronto para él, no será en esta ocasión el candidato del PRI a gobernador”. Después de eso hubo un silencio sepulcral.

Para de inmediato retomar el uso de la palabra el en esos años el político más poderoso de Tamaulipas…Tomás Yarrington Ruvalcaba, quien dijo:

 “Así es que tendrá que esperar un par de elecciones (Baltazar Hinojosa), pero él será mi candidato del Grupo Matamoros al gobierno de Tamaulipas”.

Quien me cuenta esta historia me jura y perjura que sí sucedió, pero además me lo dice porque de acuerdo a lo que se está viviendo en esta sucesión pareciera que es lo que se proyectó en aquella cena en la residencia matamorense de Tomás Yarrington Ruvalcaba.

Ahora bien, nadie discute la habilidad de Baltazar Hinojosa Ochoa para sacar adelante temas importantes como el presupuesto federal.

Pero surge una duda para muchos, si su cercanía con quien fuera gobernador tamaulipeco ¿le perjudicaría o beneficiaría? en esta sucesión gubernamental estatal.

No son los mejores tiempos de Tomás Yarrington, de eso nadie tiene duda, por lo que el Grupo Matamoros no tiene cabeza visible en estos momentos…bueno, salvo que haya alguien accionando la política a control remoto desde algún lugar del mundo.

Saque sus propias conclusiones. Yo le cuento la historia y usted decide sobre si le pesará o no esa amistad al actual diputado federal.

MAQUIAVELITO

…Dante Delgado, líder nacional del Partido Movimiento Ciudadano dice “vamos a recuperar la vergüenza en el ejercicio de la política…yo le contestaría Mira Quién Habla.

osjinuf@gmail.com  www.elfrancotirador.mx

 

 

  

 

 

  

A %d blogueros les gusta esto: