MARCO BERNAL,»Un bohemio del poder»

LA HORA DE TODOS / Víctor Contreras

Madrid, España.- No ha ganado una elección por mayoría, pero ha sido dos veces Diputado Federal y Senador Plurinominal.

¿Sería un buen candidato? o ¿Sería un buen gobernante?

O ¿Sería el causante de la alternancia en Tamaulipas?

La verdad, que no tiene carisma y el voto saldría muy caro para los priistas.

Es un extraordinario tribuno y cabildero natural; negociador audaz, pero político al fin.

En su primera legislatura, el polémico Porfirio Muñoz Ledo le pidió paz, y le mandó el mensaje con un propio de que no deseaba ninguna confrontación con el matamorense, quien salió de su pueblo a los 17 años.

Eso me lo dijo en una ocasión en Tampico, al calor de un

El político que no sabe hacer otra cosa “que hacer política”, asegura en las redes sociales que “ser Mexicano es un honor, pero ser Tamaulipeco, es un orgullo”, aunque desde 46 años que no vive en este “su terruño”, al que ha visitado  tres veces cada seis años previo a la sucesión estatal y que en las últimas dos le han dado serios reveces, es decir, mordió el polvo de la derrota. Y una de ellas, ni con la alianza de su cuate Diodoro Guerra la pudo revertir.

Con más 120 mil seguidores en las redes sociales, ¿certificados? –¿cree que  los lectores no saben que esos “likes” se compran?, politólogo, el psicólogo, el conferencista, el articulista, “el bohemio del poder”, el aficionado al whisky al tequila, viene con todo en busca de la candidatura del PRI.

La tercera es la vencida.

Cuidadoso de los tiempos. Y pareciera que lleva una cercana y respetuosa amistada con Egidio Torre Cantú. Alguna ocasión en una tertulia entre sus amigos periodistas y grillos de quinta fila, pidió no hablar ni de política y  “menos de su amigo el gobernador”.

Marco Antonio Bernal, el ex oficial de la desaparecida SEDUE (Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología), el ex comisionado para La Paz en Chiapas, hace algunos días en una entrevista con Francisco Herrera allá en Tampico, asestó un ‘gancho al hígado’ a sus adversarios locales con una declaración demoledora que pareciera llevaba dedicatoria:

“Puede ser hombre o mujer (el candidato a la gubernatura) pero Tamaulipas requiere experiencia y no alguien que venga a ensayar, la sociedad quiere a alguien que los escuche o obedezca, si nosotros no atendemos eso, no vamos a ser capaces de darle una buena oferta a la gente”.

Por una parte sube nuevamente al ring de la sucesión a Paloma Guillén Vicente y lapidariamente pone contra la pared a los políticos locales como Alejandro Guevara, Alejandro Etienne, Enrique Cárdenas del Avellano y al imberbe Ramiro Ramos Salinas.

Es decir, los suspirantes locales no han jugado en las grandes ligas ni tienen la experiencia en la administración pública federal ni cerca del poder como Baltazar Hinojosa y Marco Bernal

Es innegable que el ex director de la Fundación Colosio, es un hombre inteligente y talentoso con oficio político dentro del tricolor. Dirigió la Confederación de Organizaciones Populares (CNOP), aunque eso y nada es lo mismo, pues una organización disímbola y contradictoria que lo mismo afilia a vendedores ambulantes que economistas.

Experto en el manejo de las ideas, articulista en varios medios impresos nacionales, editor de varios libros entre esos “Crónica de una negociación” referente al conflicto “armado” de Chiapas, el actual secretario adjunto del CEN del PRI, asegura ser conocedor de la problemática del estado y plantea que “la inseguridad no puede desligarse del empleo y la inversión privada”.

Los “Prietitos” y la cabaña de Las Cabañas

Aunque pasa las navidades en la casa de su madre en Matamoros y convoca a reuniones etílicas con sus coterráneos de la juventud, ¡puro sesentón!, ahora la cosa va muy en serio, pero como siempre ha sido “becario”,– no creo, estamos absolutamente seguros, o que muestre su contrato de alquiler—algún hotelero de Tampico que vive en Mc Allen le alquiló la cabaña en el fraccionamiento Cabañas, ubicada atrás de la Casa de Gobierno.

Los árabes de Rio Bravo todavía reclaman su inversión de hace seis años.

O sea, que siempre deja “embarcados” a sus seguidores. Los únicos que sieguen creyendo en él, son los Garza Cantú.

Repartirá su tiempo en la campaña –si es que es nominado—en Tamaulipas, cumplirá sus obligaciones en el partido y conocerá de fondo la problemática de la niñez y la mujer, porque también tiene la posibilidad de ser Presidente del Sistema DIF de Jalisco.

El defeño por más de 35 años, quien afirma que “los diputados son un mal necesario” (aquí en Tamaulipas, son un cáncer, o como dice el gran caricaturista Manuel Medrano, son un mal ecológico: pura basura reciclada), ha sido lector de Herman Hesse, del peruano Mario Vargas Llosa (pero no dice qué obras ha leído, un especie de Peña Nieto, ¿no?).

Y todo parece indicar que pese  ser Maestro en Ciencia Política no leyó El Arte de la Guerra Sun Tzu, ni a Joseph Goebels, pero conforme a la edad, ahora lee “La Batalla de Churchill”.

Los reporteros del sur del estado quisieron contrapuntearlo con el panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, del cual refiere, no lo ve como enemigo a vencer:

  “Yo luzco mis prendas, y estoy dispuesto a hacer mi declaraciones de bienes, no sé si lo pueda hacer”.

En la Rueda de Prensa dada a los medios allá en Tampico, afirmó que “ni Cantú Rosas ni Cabeza son enemigos para él: “póngame a cualquiera, yo no tengo ningún problema”

Lo cierto es que de las concesiones que ganó en el sexenio de Tomás fue hacer Magistrado y luego Presidente del Supremo Tribunal al actual presidente del CDE del PRI, Rafael González Benavides, quien por cierto destacó en la facultad por ser un disidente de la inteligencia, sus amigos le hacía las tareas y los exámenes: para sus condiscípulos era un asno…table…

Y si confía en el trabajo político de su amigo, su ‘broder’ Rafa, que cacaraquea el triunfo PIRRICO de “ocho de ocho”, lo más seguro es que morderá el polvo de la derrota.

No son ni Cantú Rosas ni Cabeza de Vaca los enemigos a vencer, son el hartazgo, la incredulidad en los políticos y en los partidos, la inseguridad, los bajos salarios, la corrupción, la impunidad,  y la “Juniorcracia”, además del narcotráfico,  los elementos que incidirán a la hora de la votación.

Y los votos serán de castigo, con el candidato que sea.

Al tocar el tema de la inseguridad, Bernal apuntó que  «lo vive mi familia, lo vivo yo cuando voy y he estado mucho tiempo en Matamoros y tengo muy claro cómo lastima el tema en la entidad, por fortuna ahora está más tranquilo, en Matamoros, aquí en el sur de Tamaulipas».

Hay que reconocer que “El Defeño” no conoce ni de cifras ni del problema del narcotráfico en Tamaulipas.

Pero de participar como candidato, lograría la alternancia en Tamaulipas, pues nunca se ha enfrentado a un reto electoral por mayoría.

Padece de un desarraigo de 46 años, lo que varias generaciones lo convierten en desconocido y sus adversarios no lo bajan de campeón de largas jornadas etílicas donde abunda el whisky y el tequila.

Lo cierto es que es un hombre talentoso, inteligente, letrado, con una cultura vasta que lo convertiría en un excelente gobernante.

Aunque esquivo, pero es un hombre pausado, reposado y con un extraordinario oficio político

Pero, ¿Sería buen candidato? ¿Sería el causante o culpable de la alternancia?

Asegura que trae sus propios proyectos, ¿alejados de la realidad?

Este es Marco Antonio Bernal: “¡Un bohemio del poder…!”

A %d blogueros les gusta esto: