ANECDOTARIO / DISCRETO DESTAPE

POR JAVIER ROSALES ORTIZ.

Dentro de las celebraciones, si se contabilizan bodas, bautizos, cumpleaños y de corte político, que todos hemos relacionado con las aspiraciones que consumen a varias figuras por alcanzar la codiciada candidatura del PRI a la gubernatura de Tamaulipas, el festejo del natalicio de Alejandro Etienne Llano ha sido hasta ahora, el más discreto.

Y es que el cumpleaños del alcalde capitalino que celebro este domingo no fue ostentoso, ni tampoco lo aprovecho para gastarse en destapes, sin embargo fue evidente que –por la asistencia- cuenta con el total apoyo de la clase política, empresarial y de otro tipo, en conclusión, del respaldo de quien en estos momentos dirige el destino de este terruño norteño que tanto adoramos.

Basta y sobra hacer un recorrido por los rostros convencidos de quienes estuvieron presentes en dicho ágape y del peso político y económico que cada uno tiene y sin el cual resulta imposible concretizar los sueños.

Etienne Llano no se destapo, prefirió la discreción, pero evidente es que sigue en la pelea y que ha elegido otro tipo de estrategia para lograr penetrar totalmente, a diferencia de la estridencia, la confrontación y hasta el ridículo que es clásico entre los desesperados.

Desde los diversos puntos de Tamaulipas estuvieron aquí, en Ciudad Victoria, capital del estado, los personajes más controvertidos de la política estatal y nacional, por eso es que al alcalde se le notaba fresco, entero, satisfecho, tal vez por ello opto por no hacer ruido para marcar la diferencia.

Tal es el caso de el ex aspirante a la Gubernatura de Tamaulipas, Oscar Luebbert Gutiérrez, un político que aun pesa y que es esposo de la diputada federal, Maria Esther Camargo, de Reynosa, a quien se le vio en este festín contento y repartiendo saludos.

Extraño, es, que Oscar no haya estado presente en un evento similar que se celebro en Reynosa que también tuvo relación con Etienne Llano, pero si lo hizo en Ciudad Victoria, donde una noche anterior se le detecto en una boda  junto con su carismática señora.

Ambos son buenos para el baile puesto que le dieron vuelo al zapateado que invita la música norteña hasta las primeras horas de la madrugada.

A Oscar se le nota rejuvenecido, hasta con figura de adolescente y con una energía que sorprendió a propios y extraños que le envidian el quiebre de cadera que utiliza cuando conduce a su esposa  por la pista.

Algo le ve Oscar a Etienne Llano, por eso estuvo aquí acompañándolo en su cumpleaños, cuando días antes parecía estar no muy bien convencido.

Sobre eso ya se cruzan apuestas en los restaurantes, bares y en otros centros  de reunión en los que el tema político es primordial, lugares en los que la comidilla del día gira en torno a quién será el bueno para el año próximo en Tamaulipas.

Unos opinan que a Ciudad Victoria le iría bien con un prospecto local como lo fueron Enrique Cárdenas González, Américo Villarreal Guerra y Eugenio Hernández Flores, quienes sin descuidar a los otros 42 municipios, transformaron a su manera a la capital de Tamaulipas, a veces tan desdeñada por quienes arriban de fuera.

Otros, que estaría bien probar otra vez el reto, aunque las experiencias hayan sido algo amargas.

Después de todo Ciudad Victoria es el centro político de Tamaulipas y desde aquí se reparte, por eso pocos se quejan, según lo demuestra la historia.

Es por ello que se deben valorar bien las opciones.

Porque las equivocaciones, luego duelen.

Y ya no habrá, vuelta de hoja

Correo electrónico: tecnico.lobo1@gmail.com

       

A %d blogueros les gusta esto: