EL FRANCOTIRADOR / EL CABALLERO DE LA MESA REDONDA

Por óscar Jiménez

La semana anterior Altamira dejó constancia de que es una ciudad en la que todo puede pasar.

Todos se sorprendieron porque vieron correr por las avenidas a una avestruz. Protección Civil hizo su trabajo y capturó al animal exótico y lo puso bajo su resguardo. Y todos se preguntaron ¿de quién es esa avestruz?

Pues la “voz ciudadana” lanzó su versión a la calle diciendo que el ejemplar exótico era propiedad del ex presidente municipal de Altamira Armando López Flores.

Hasta se dijo que la avestruz salió de su cautiverio en una finca que pertenece a Armando López (¿será?) y que se ubica en la colonia Monte Alto, una zona rustica que poco a poco ha ido mejorando su equipamiento urbano hasta ser una buena zona residencial.

Y es que el ex edil Armando López Flores no tan sólo se enamoró del presupuesto público, sino que también lo hizo de los animales exóticos como la avestruz.

Cambiando de tema, les digo que pronto un ex alcalde priísta de Tamaulipas estará siendo demandado penalmente por abuso de confianza y fraude.

Me refiero a Juan Andrés Díaz Cruz quien dejó el cargo de presidente municipal en el mes de septiembre pasado para dejarle el paso al PAN.

Pues bueno este señor siempre fue un pájaro de cuenta. Primero le hicieron devolver algo así como 37 millones de pesos que se había quedado con ellos, pero que eran apoyos federales.

Pero ahora este ex alcalde tricolor recibirá senda demanda porque no ha pagado 36 mil dólares por concepto de deuda generada por la compra de maquinaria agrícola.

El angelito compró una segadora y una empacadora para uso agrícola, pero el ex funcionario municipal de Tula no pagó la cuenta y por ello está a punto de ser demandado.

Y que me dice de la siguiente historia política cómica. Para empezar les pido que alguien le diga al señor secretario general de gobierno de Tamaulipas que el gobernador de Tamaulipas lo necesita para que arregle asuntos graves y no para que intervenga en pleitos caseros.

Le sigo contando. El fin de semana que acaba de pasar en el municipio de Río Bravo se

registró un pleito en un pequeño negocio, de esos salones de belleza que hasta ponen uñas de acrílico.

Una clienta contrató los servicios de ese lugar y resulta que no quedó conforme con el trabajo de le hicieron en sus manos. No le gustaron las uñas postizas que le pusieron…¿y qué creen?

Que se va la clienta bien enojada a su casa y que le dice a su marido, y que el marido regresa al salón de belleza y que le pone unas cachetadas bien puestas a la propietaria.

Las cachetadas sonaron más allá del municipio de Río Bravo, y hasta la guardia nacional de la Unión Americana se puso en estado de alerta. Y el marido estuvo presente a la hora en que cachetearon a la dueña del salón de belleza, pero no la defendió. ¿Le dio cus cus? ¿quién sabe? Pero no le entró a la defensa de su mujercita.

Por eso, iracunda la dueña del salón de belleza, de inmediato dijo que ¡eso no se queda así! Y otra vez ¿qué creen? que llama al secretario general de gobierno del estado de Tamaulipas.

Sí, al meritito César Verástegui Ostos (El Truco), quien como Caballero de la Mesa Redonda viajó especialmente a Río Bravo para defender a la dama y solucionar tan tremendo

problema digno de la CONAGO (Conferencia Nacional de Gobernadores).

Sí, al diablo toda la inseguridad que padece Tamaulipas, es mejor entrarle a lo más urgente, y eso es el pleito de las uñas de plástico, seguramente fue lo que pensó el secretario general de gobierno.

Imagínese César Verástegui interviniendo en un pleito de un salón de belleza, habiendo tan grandes y graves problemas en Tamaulipas. De plano, creo que es necesario que se hagan ajustes en varias áreas estatales, porque no priorizar los problemas es más dañino que el borrachazo de Roberto Salinas Salinas.

Pues así fue como le cuento. El Truco se portó como todo un Caballero de la Mesa Redondo, ah, pero que no hubiera sido un incidente con las fuerzas oscuras porque corre sí, pero para el lado contrario.

Por cierto, se me olvidaba. Para que quedara constancia de su viaje a rescatar a la empresaria de las uñas, el secretario general de gobierno se reunió con su gran amigo Alejandro Llanas Alba, ex diputado federal por Río Bravo.

Se tomaron la foto del recuerdo, para que fuera evidencia de la entrega de la secretaría general de gobierno a la realización de la paz…aunque esta fuera solamente en los salones de belleza.

MAQUIAVELITO

…Ese Trump ya me cansó con tanta amenaza para los mexicanos…¿y si ya legalizamos la droga en México? Digo, para que el presidente de los Estados Unidos se retuerza de coraje.

osjinuf@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: