EL FRANCOTIRADOR / EL MENÚ DEL POLICÍA

Por Óscar Jiménez

A estas alturas de la vida institucional de Tamaulipas ponerse a defender a los policías es como convertirse en abogado del diablo. Pero ni modo, el caso lo amerita.

Sé que no todos los policías son malos, y es que como luego dicen, pagan justos por pecadores. Sin embargo estoy convencido que hay que tratarlos bien.

Por eso me molesta ver que los policías estatales que están asignados a oficinas públicas como el Poder Judicial del Estado, Hospitales, Juzgados, Oficialías del Registro Civil, Oficina Fiscal y demás lugares en donde se necesite de un policía para cuidar las instalaciones, reciben peores alimentos que los presos.

¿Cuál es el menú de los policías estatales comisionados a oficinas públicas? Chilaquiles mal cocinados, queso hervido en agua y papas grasosas acompañadas de un pedazo de queso que parece lona y poquitos frijoles.

Eso cenan estos policías que se ubican en oficinas públicas, pero eso sí, los que son comisionados a los casas de los “Funcionarios Premium”, esos, comen de otro menú. La “carta de alimentos” es mejor para los que cuidan las casas de LOS JEFES…hasta ahí hay niveles.

Y creo que no se vale lo que están haciendo, pero es correcto preguntar ¿de quién es el negocio de la comida? ¿dónde la compran? ¿Cuántas comidas reparten diariamente? ¿cuál es el precio de cada una de ellas? ¿hay proveedor o solamente es decisión del JEFE?

Si les exigimos a los policías que pongan en riesgo su vida, pues justo sería que el menos les demos mejores alimentos. ¡Que la comida (cena) que reciban sea de mejor calidad!

Por cierto, les comento que ha trascendido desde las filas de la secretaría de seguridad pública que un subsecretario quiere renunciar a su cargo porque se le hace poco lo que recibe de sueldo.

Las voces extraoficiales apuntan a que Filiberto López Zavala, titular de la subsecretaría de ejecución de sanciones y reinserción social, ha dicho que no le conviene estar en Tamaulipas con ese sueldo y que quiere renunciar.

Que espera que le suban el salario si no en cualquier momento se va. Y me parece que eso

no deja de ser irónico, porque mientras un subsecretario se queja de su salario, los policías estatales comisionados a oficinas públicas reciben de cena un platillo parecido a la comida que reciben de la ONU los refugiados en Siria. ¡No hay moral caray!

Cambiando de tema. Les digo que el neolaredense Ramiro Ramos Salinas ya es subsecretario de Operación Política del CEN del PRI.

Y seguramente Ramiro Ramos estará utilizando como trampolín político ese cargo partidista para de ahí buscar una candidatura para el período de elecciones en el 2018.

Él quiere ser presidente municipal de Nuevo Laredo, aunque en esa localidad el PAN de Carlos Canturosas está muy posicionado y será muy difícil de vencer en el siguiente proceso electoral local.

Y ya que hablamos de Carlos Canturosas Villarreal, hay que decir que él se ha convertido en la opción más viable de su partido para ser candidato a una curul del Congreso de la Unión.

Hay que recordar que en el 2018 las elecciones serán convergentes, ya que habrá elecciones a presidentes municipales y también a diputados federales y senadores así como a presidente de la república.

Y creo que Carlos Canturosas es actualmente el panista con mejores credenciales electorales en nuestro estado. Puede ser candidato a senador o incluso a alcalde otra vez, aunque creo que él necesita, políticamente hablando, salir de Nuevo Laredo.

Porque después del 2018, y aunque parezca ser muy pronto, la siguiente parada electoral más importante será el 2022 y ahorita no hay nadie que le haga sombra, por eso su figura despierta celo en otros grupos al interior del PAN Tamaulipas y hay quien no duerme analizando como pararlo, pero lo único que harán, fabricando conjuras, será hacer crecer más su presencia política.

«LA OTRA MOCHILA”

Hay que hacer operativo mochila, pero de la otra mochila, la que se va cargando de emociones, de sentimientos. La que se ha ido rompiendo de tantas desatenciones, de tanta falta de amor.

La que está llena de imágenes grotescas, por videojuegos violentos, narcoseries y películas clasificadas.

Esa es la mochila que hay que revisar, y esa mochila se llena en casa, cuando los chamacos se desvelan con el internet a disposición, se llenan cuando los adolescentes se adelantan a vivir cosas que no les corresponden.

Además, esas mochilas solo pueden ser abiertas en casa, porque ahí es dónde se llenan.

Todos somos responsables de nuestros niños, adolescentes y jóvenes, pero unos más que otros. Revisemos también la otra mochila.

Esta reflexión me llegó a mi escritorio electrónico y me gustó y creí pertinente compartirla a propósito de la tragedia de Nuevo León, en donde niños inocentes perdieron la vida porque los padres no revisaron…la otra mochila.

MAQUIAVELITO

…Sabía usted que: Alumnos del telebachillerato 029 del Ejido Santa Librada de Cd. Victoria (Tamaulipas) toman clases en la plaza o bajo un árbol. No tienen salón (Antonio de la Cruz, periodista victorense).

osjinuf@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: