Victoria y Anexas / EL PODER ES PRESTADO…

/Ambrocio López Gutiérrez 

Cuando era gobernador, con una veintena de periodistas como testigos, el matamorense Tomás Yarrington Ruvalcaba afirmó que los triunfos panistas a nivel nacional eran algo supuestamente acordado: les prestamos la presidencia de la república para que hagan las reformas que nosotros no haremos por razones ideológicas, decía muy ufano y sin saber que el PAN sería incapaz de privatizar la principal paraestatal y que tendrían que ser los del PRI, con todo lo que hemos visto recientemente, quienes hicieran los cambios constitucionales para que las trasnacionales inviertan en “aguas profundas”. Por ahora el político fronterizo anda prófugo y parece que el PRI tendrá que “prestar” de nuevo la presidencia.

Durante su periodo como Gobernador, de 1999 a 2004, TYR, creó una poderosa empresa criminal que permitió el auge de los cárteles, construyó un sólido andamiaje y una red de testaferros que lo mismo se relacionaron con la corrupción institucional, el tráfico de influencias y el narcotráfico, como consta en las investigaciones ministeriales. Según los archivos devanguardia.com.mx, el exmandatario —por cuya localización, la PGR ofrece recompensa—comenzó a ser investigado en 2004, último año de su gobierno, por sus presuntos nexos con el narcotráfico y “lavado” de dinero, luego de que uno de sus socios rompió relaciones con él y declaró ante la DEA y la PGR todo lo que sabía sobre sus relaciones con los carteles.

Gran parte de sus bienes —empresas, ranchos y casas dentro y fuera de México hoy bajo investigación— están registradas a nombre de una larga lista de testaferros, entre quienes se menciona a Fernando Cano Martínez, un poderoso empresario victorense que se enriqueció con las asignaciones de obra pública y que mantuvo nexos con personajes del “Cártel del Golfo”, según se desprende de la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/012/2009. De igual forma, Yarrington puso como Alcaldes de las principales plazas del Estado (Nuevo Laredo y Reynosa, entre otras) a personajes afines a esta red criminal que utilizó el poder político para proteger sus vínculos con la mafia del narcotráfico.

Refiere el portal que, Ramón Garza Barrios “obtuvo la aprobación de Miguel Treviño Morales, el ‘Z-40’, para contender por la presidencia municipal de Nuevo Laredo”; relata también que Óscar Santiago Luebbert, ex alcalde de Reynosa, y ex senador de la República, está relacionado con la organización de Cárdenas Guillén, y que durante su campaña fue Juan José Muñiz, “El Bimbo”, el encargado de “captar los recursos, sobre todo del Cártel del Golfo”. Con base en las declaraciones del testigo, tanto la DEA como la PGR lograron armar el rompecabezas criminal que Yarrington Ruvalcaba utilizó para ocultar la cuantiosa fortuna que, según la acusación que pesa en su contra, amasó por brindar protección a la delincuencia.

Un testigo aportó los nombres de cada uno de los testaferros que ocultan el patrimonio del exgobernador de Tamaulipas. Por ejemplo, en su declaración del 8 de septiembre de 2008, declaró que otro de los prestanombres de Yarrington es Eduardo Rodríguez Berlanga, “La Conga”, propietario de la empresa constructora Jalambres SA de CV. “Si me consta —declara el testigo— cómo creció esa empresa, ya que su punto de crecimiento (fue) el licenciado Fernando Cano Martínez, a quien se le denomina el constructor del sexenio de Yarrington y el Ahumada de Tamaulipas”, pues explica que (Cano) subcontrataba a esa empresa y de esa forma la favorecía con jugosos contratos sin licitación.

Refiere que Eduardo Rodríguez cuenta con bienes inmuebles “que son propiedad de Yarrington”. Y entre otras propiedades menciona el rancho de mil 200 hectáreas llamado “El Mirador”, en la sierra de Maratines, muy cerca de Aldama. El testigo señala que, en esa zona tamaulipeca, Yarrington también posee otro predio: “El Colmenar”, que describe como “un vergel”, ya que tiene mil vacas de raza brangus rojo. Muy cerca de ahí, declara, está “La Providencia”, otro predio de gran extensión que también es propiedad del exgobernador. Otro prestanombres de Tomas Yarrington —según el testimonio de Ángeles— es Juan Manuel Sánchez, quien se ostenta como dueño de una empresa de cable de Tampico y de Matamoros.

Explica también que la empresa Osaca, encargada de prestar servicios de asesoría política a Gobernadores y funcionarios públicos, también está relacionada con el exgobernador; que Alfredo Sandoval, quien durante su gobierno fue Subsecretario de Egresos, “también es su prestanombres y funge como administrador de gran parte de los bienes de Tomás y de su familia”. Asegura el testigo que todo esto le consta “ya que he estado presente en reuniones entre ellos en San Marcos, Texas y en la CDMX, así como en la oficina que Yarrington posee en el piso 12 de un edificio ubicado frente a la embajada de EU en México, la cual se utilizó en 2012, para orquestar la campaña TUCOM (Todos Unidos contra Madrazo)”, una ofensiva en contra de Roberto Madrazo, entonces candidato del PRI a la Presidencia.

Correo: amlogtz@prodigy.net.mx 

A %d blogueros les gusta esto: