ANECDOTARIO / PRIISTAS EN PIE DE LUCHA.

POR JAVIER ROSALES ORTIZ.

Con la mirada serena, erguido, y con los brazos cruzados este nuevo dirigente exhibe hoy otra cara, muy diferente a aquella de chamaco bromista que se abría paso entre la multitud y que se deshacía en saludos que atraían a sus compañeros de partido, un instituto político que ya está en pie de lucha.

De él, de Sergio Guajardo Maldonado, dirigente del PRI en Tamaulipas, recuerdo una anécdota que me dejo buen sabor de boca, sobre todo porque dio la cara y defendió los derechos de varias docenas de tamaulipecos que estábamos sorprendidos por los evidentes caprichos que son muy comunes en la rara política de las líneas aéreas.

Hace unos años “Checo”, mi esposa, mi hijo y yo coincidimos en un vuelo comercial México-Victoria que salió de la capital del país y todo parecía normal, pero a casi una hora las aeromozas recorrieron el pasillo de la aeronave para ofrecer bebidas embriagantes, botanas y alimentos bien preparados, lo que se antojo extraño, porque en algunas empresas no regalan ni agua.

De pronto se escucho la voz del piloto: “Señoras y señores el avión no va a aterrizar en Ciudad Victoria y lo hará en Matamoros”. Todos nos miramos entre si y empezaron los reclamos verbales, en razón de que muchos tendrían que cancelar los compromisos que tenían la mañana siguiente, temprano.

El aparato aterrizo ya noche en Matamoros y de inmediato se registraron enfrentamientos entre los pasajeros y representantes de la empresa, quienes alegaban que la medida fue necesaria por causas de fuerza mayor.

Y fue Sergio el que se coloco al frente de los reclamos y con base a los derechos que tienen los pasajeros exigió hospedaje y una cena que fuera suculenta, para curar la herida de todos aquellos que lanzaban fuertes palabras no publicables en contra de la empresa.

De la discusión se llego a la conclusión de que el avión no aterrizo en Ciudad Victoria porque cerraron el aeropuerto en razón de que la empresa se negó a pagar una cantidad extra.

Los pasajeros fuimos conducidos en varias camionetas a un hotel de Matamoros que se asemejaba un centro de transmigrantes, lo que de nuevo le dio fuerza a las protestas.

Y cómo no, si una de las pasajeras era la priísta Graciela de Alejandro, mujer aguerrida que les grito en la cara a los de la empresa: “Ni madre, yo no me quedo aquí porque me van a violar”.

En resumen, se nos traslado a un hotel de cuatro estrellas y disfrutamos de una cara cena que estuvo como para chuparnos los dedos, todo a cargo de la empresa. “Checo” fue entrón y recibió el agradecimiento de los pasajeros, cuando al otro día el avión aterrizo en Ciudad Victoria.

Ahora, él es el dirigente del tricolor y le brotan por la boca palabras fuertes con las que defiende a los ex gobernadores de Tamaulipas, que mucho hicieron por este terruño, que hoy parece desértico.

Está bien que “Checo” meta la mano por Eugenio Hernández Flores, para muchos el gobernador más querido que ha tenido Tamaulipas, pero también se lanza fuerte contra la presidencia del Congreso del Estado, que ataca y ataca sin pruebas a los priístas en lugar de ocupar su tiempo en jornadas productivas.

El tiene mucho que ver hoy en el PRI y será la carta decisiva para la selección de candidatos a diputados federales, senadores y alcaldes y sería bueno que valore el titánico trabajo del presidente municipal de Ciudad Victoria, Oscar Almaraz Smer, al que se le ha ubicado como la cara ideal para crecer políticamente y por el bien de Tamaulipas.

Y es que ni modo de echarle flores a la senadora panista Sandra Luz García Guajardo, quién siempre ha permanecido en la oscuridad, lejos de los reflectores en esa cámara, tal vez por incapacidad.

Y que decir de quién la quiere suplir en las elecciones del año próximo, si su trabajo como panista ha sido insuficiente en materia de seguridad, de economía, de educación y los que se sigan tachando.

A propósito, saludé en la sala de audiencias del PRI estatal a Rocío Pérez Cantú, una mujer carismática, muy servicial, atenta, totalmente auténtica, quién desde su lugar le regalo mucho a Tamaulipas en el pasado reciente, por lo que hoy, le mera verdad, se le extraña.

Ojala que el PRI aproveche su talento, porque significan votos a su favor.

Sergio inició su nueva encomienda con el pie derecho y, eso, debería preocupar a los de la ventana, de enfrente.

Porque candido, inofensivo, no es.

Correo electrónico: tecnico.lobo1@gmail.com