Victoria y Anexas/ LA FIESTA DE LAS CANDELAS

Ambrocio López Gutiérrez 

Miércoles dos de febrero, año del setenta y dos, Día de la Candelaria, Genaro Vázquez murió. Como tocan las campanas, ay de duelo como tocan, gritando a los cuatro vientos, hay balas que se equivocan. Pueblecito de Acatlán, tu que tanto lo has querido, Genaro no se halla muerto, nomás se encuentra dormido, su sangre sigue enseñando, entre todos los presentes, que la muerte no hace nada, cuando hay razones urgentes. La costa chica y la grande, saben de cosas amargas, que la verdad como el mar, se da en resacas muy largas.

Un fragmento del corrido de Óscar Chávez dedicado a Genaro Vázquez me sirve de entrada para compartir con ustedes una breve reseña sobre el origen y significado del Día de la Candelaria que se celebró este fin de semana en el que consumimos respetable cantidad de tamales consecuencia de que en la Rosca de Reyes tuvimos la suerte de encontrarnos con el Niño Jesús. En lo personal fui muy afortunado porque conseguí cuatro o cinco “monitos” que me dieron el compromiso de cooperar con diferentes grupos de amigos para la tradicional tamaliza.

Una más de nuestras tradiciones mexicanas es el esperado “Día de la Candelaria” y digo esperado porque este día nos preparamos para comer y disfrutar de los ricos tamales acompañados de una bebida muy tradicional en nuestro país como el atole.  A algunos nos toca dar los tamales o el atole y esto es gracias a que el 6 de enero “Día de los Reyes Magos” al comer la rosca de reyes nos sale el famoso muñequito o Niño Dios, ¿A quién no le ha tocado muñeco? (En la UAM de Ciencias, Educación y Humanidades les tocó a varios y a la maestra Natsumi Noriega Naranjo le tocó organizar el convivio del viernes en el ágora cultural).

De acuerdo a su significado nos dice que es una fiesta que celebran los cristianos en honor a la “Virgen de la Candelaria” o también conocida como “La Virgen María de La Candelaria”, virgen que tiene origen en Tenerife una isla perteneciente a España, quien se derivó del candelero o candela que hace referencia a la luz santa que guía al buen camino, la salvación e intensifica la fe en Dios. Y también este día es cuando finaliza el periodo navideño, una vez que han pasado 40 días después de haber festejado la navidad, el nacimiento del Niño Dios.

En cuanto al origen de la fiesta de la Candelaria surge en el Oriente nombrado el “Encuentro” que unos años más tarde está tradición se fue extendiendo hacia el Occidente durante el siglo VI y después hasta Roma y así hasta llegar a cada parte del mundo que fue adoptando esta costumbre. Dicha fiesta se celebra cada 2 de febrero de acuerdo al calendario católico y de un pasaje de la biblia donde hace mención de que en esta fecha se presenta al Niño Dios o bien al Niño Jesús ante el Templo de Jerusalén y a la purificación de María, esto según el cumplimiento de las predicciones del antiguo testamento.

El portal mexicodestinos.com, informa que esta fiesta se conoce y se celebra con diferentes nombres, por mencionar algunos de los nombres con la que se conoce en diferentes lugares o partes del mundo son: La Presentación del Señor, La Fiesta de Las Candelas o La Fiesta de La Luz; donde Cristo es la luz del mundo quien vino a iluminar a todos como una vela o una candela y quien fue presentado por su madre ante el templo, es aquí donde surge el nombre de la Candelaria. Ahora que hemos visto sobre el significado y el origen, ¿Sabes cómo llego esta tradición a nuestro País?Para los que no lo saben, enseguida lo explicaré.

Esta tradición que cada año celebramos tiene orígenes prehispánicos y católicos pues en aquella época los habitantes de varios poblados  llevaban a la iglesia mazorcas (Maíz) con el fin de que estas sean bendecidas para sembrarlas posteriormente y así cumplir con el ciclo agrícola, este proceso o ritual que hacían nuestros antepasados junto con el 2 de febrero que de acuerdo al calendario azteca era el primer día del año y lo celebraban en honor a Tláloc, Chalchiuhtlicue y Quetzalcóatl, todo esto coincidió con el día en que se presentó al Niño Jesús ante el Templo de Jerusalén.

Es de esta manera en que se mezclan las tradiciones indígenas con las españolas y desde entonces se empieza a celebrar el día de La Candelaria, pero en algunos lugares del país como en la Ciudad de México se festeja diferente, por ejemplo: las personas católicas tienen la costumbre de que cada 2 de febrero llevan al Niño Dios a la iglesia para que escuchen misa y los visten de diferente color dependiendo de las veces que se ha llevado a la iglesia y en otros lugares del país solo se acostumbra comer los tamales en familia, en el trabajo e incluso en la escuela.

Ya que sabemos cómo llego a México esta tradición, seguro muchos se preguntarán por qué tenemos que comer tamales y tomar atole en vez de otro platillo, la razón es muy sencilla y es porque los tamales se preparaban desde la época prehispánica para las ofrendas que se hacían a los dioses, estos se hacían y se siguen haciendo a base de maíz. En aquella época era un alimento esencial y por eso esa tradición sigue hasta hoy en día, pero ahora es una ofrenda dedicada a los dioses prehispánicos y al Niño Jesús.

Correo: amlogtz@gmail.com