El Cartón / EL MOCHA-MANOS.

Por Jaime Luis Soto.

Tal vez algunos ciudadanos, después de ver el debate presidencial, se fueron a la cama y no pudieron dormir en toda la noche pensando cómo sería nuestro país en caso de que llegara a ganar EL BRONCO y cumpliera su advertencia de que le mochará las manos a todos los corruptos.

Imagínese Usted andar por las calles y ver de pronto a un político por aquí y otro por allá sin manos, con los puros muñones vendados. Y no faltará alguien que diga: “Ah, les cortaron las manos por practicar la corrupción”.

Es obvio que JAIME RODRIGUEZ CALDERON se sacó de la manga su ocurrencia de prometer cortar frenéticamente manos corruptas en caso de ganar.

Dos cosas son casi seguras que no van a pasar: EL BRONCO no va a ganar las elecciones y no va a darse un mochadero de manos de aquellos corruptos que les encanta agarrar dinero público y ajeno.

Remember que en nuestro México Lindo y Querido las leyes no se aplican como deben de ser y es casi seguro que muchos ciudadanos inocentes serían victimas de ese mochadero.

Lo mismo pasa con la mentada Pena de Muerte: Hay el recelo de aplicarla porque si el ejecutado es, al final de cuentas, un inocente pues… ¡ni modo de revivirlo!

Y entonces, si a un inocente le cortan las manos pues ni modo de volvérselas a pegar.

Así de fácil…

Ya en plan serio, el debate se llevó tal y cual estaba pronosticado: Todos contra ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR.

Dicen que ganó RICARDO ANAYA y que el gran perdedor fue JOSE ANTONIO MEADE mientras que MARGARITA ZAVALA se perdió en el limbo y EL BRONCO fue, una vez más, el hazmerreír de todos.

Pudiera ser que ANAYA haya sido quien más jugo le sacó al debate pero no exageremos. Eso no significa que ya se puso a la delantera en las encuestas.

Todavía le falta un buen tramo…

Sí el panista ganó algunos puntos porcentuales, éstos pueden haber sido de MEADE y no de AMLO y eh ahí el meollo del asunto.

Lo que buscaban todos era menguar la imagen del tabasqueño…

Lo mejor que nos dejó el debate fue la infinidad de memes que empezaron a circular en las redes sociales y que están provocando las carcajadas del respetable público.

Esperemos que el próximo encuentro presidencial sea mucho mejor que éste donde vimos a los candidatos de pronto perderse entre un laberinto de dimes y diretes y en contradicciones.

Aquí en Tamaulipas, el Secretario de Administración MIGUEL ANGEL VILLARREAL ONGAY, sin anestesia, soltó la noticia de que, hasta el momento,

no hay autorizado un puente para la burocracia con motivo del Primero de Mayo.

Y es que la celebración del Día del Trabajo (?) cae en martes y muchos ya están esperanzados de que se adelante el día inhábil para el lunes 30 de abril.

O de plano se revivan los megapuentes…

El funcionario recalcó que no hay instrucciones, todavía, de hacer cambios en las fechas para ver qué día se otorgará inhábil.

En el sector educativo, hay Consejo Técnico Escolar el próximo viernes en las escuelas de educación básica y el lunes se celebra en las primarias el Día del Niño.

Pero que tampoco estaba autorizado un megapuente…

Qué nervios…

Mientras que el IETAM ya autorizó que en las boletas electorales aparezcan los apodos de 44 candidatos a las Presidencias Municipales.

Cierto, hay políticos pintorescos que en sus comunidades son más conocidos por sus apodos que por sus verdaderos nombres.

El mejor ejemplo es el candidato independiente a la alcaldía de Llera, HECTOR MANUEL DE LA TORRE VALENZUELA.

En ese pueblo se le conoce simple y sencillamente como “El Sapito”. ¿Para qué gastar más saliva…?

Claro, hay quienes aprovecharon esa simpática aprobación del IETAM para sacarle provecho como el caso de XICOTENCATL GONZALEZ URESTI quien pidió se le pusiera “XICO” en las boletas electorales.

¿No se escuchaba mejor El Doctor Zumba…?

Aparte, el galeno debe de saber que “XICO” no es un apodo, es más bien, un diminutivo o una contracción de su nombre.

En Tampico, JESUS NADER NASRALLAH decidió registrar su apodo: “CHUCHO”.

Y el exsecretario de Administración competirá contra la hoy bautizada “Maestra Ojo Alegre” de quien se asegura perderá y muy feo en las urnas.