CENA DE NEGROS / Desfachatez…

Marco A. Vázquez

Indignados hasta la médula, prominentes hombres del gobierno mexicano anunciaron que no reconocen el resultado de las elecciones en Venezuela, por lo tanto, tampoco lo harán con ese gobierno y que como medida de presión revisarán todas las empresas que hagan negocios con ese país para evitar que realicen inversiones en el mismo.

Enrique Peña Nieto, el Presidente de la República y su Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, descubrieron que en Venezuela no hay democracia, se atenta contra los derechos de los ciudadanos, que además es un gobierno autoritario, tirano, y le encontró todos los defectos posibles y otros que usted imagine.

Obvio que la acción del gobierno de México responde más a una necesidad política de vincular a Andrés Manuel López Obrador con Nicolás Maduro, caique de Venezuela, que en defender los derechos de las personas de allá, es decir, intentan lanzar la indirecta de que en aquella nación las cosas no están bien y que puede pasar lo mismo en este país en caso de que la gente vote por ya sabes quien.

¿Usted cree que al gobierno de México le interesan los derechos de los venezolanos, que no tengan democracia?, por Dios, mire, si no le interesan los derechos de los mexicanos que vivimos en la violencia, con más de la mitad de la población en extrema pobreza, más de 11 millones de personas que no tienen dinero ni para comer a veces una vez al día, que tampoco podemos elegir libremente a nuestros gobiernos porque mucho voto se compra a cambio de de quinientos pesos o despensas, pues es obvio que tampoco le interesa en lo mínimo aquel país y sus condiciones.

Para desgracia de Enrique Peña Nieto la gente huele sus acciones, para desgracia de los asesores del presidente y de los candidatos del sistema, la gente ya sabe que son farsantes, que acusan a gobiernos de otros países de lo mismo que nos hacen padecer en México.

Exacto, las acciones del gobierno federal son las que tienen a Peña Nieto con la peor popularidad que haya tenido un presidente en toda la historia del país, apenas dos de cada diez confían, y más o menos, en sus acciones y eso es lo que se ve reflejado en las preferencias electorales.

Es una lástima, el candidato a presidente del PRI, José Antonio Meade, es bueno, quizá sin la marca de ese partido en sus hombros tendría mejor suerte, lástima, muchos de los candidatos a Senadores y Diputados federales del PRI también son buenos, hombres y mujeres de avanzada, que miran hacia el futuro, pero igual les va a pesar el partido y las acciones que realiza el presidente y su equipo ahora que ya andan desesperados.

En síntesis, el gobierno de Enrique Peña Nieto se debería ocupar de lo que ocurre en este país, enterarse que nuestra democracia está en riesgo por la forma como se maneja la atracción del voto hacia los diversos partidos, también aceptar que vivimos en un país violento y mal gobernado por ellos, que la pobreza será un capitulo pendientes de combatir., entre muchos otros defectos que tenemos como nación.

Cierto, es una desfachatez que el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgray, se atreva a acusar al gobierno de Venezuela de tener una democracia cuestionada, es de sinvergüenzas señalar con índice de fuego lo mismo que se padece en el país, peor aún, le están haciendo un daño a su candidato porque la gente piensa que no puede existir tanto cinismo, que no es posible que el gobierno federal pueda ver la paja en el ojo de los gobiernos venezolanos y no alcance a ver la viga en el propio…

@CENADeNegros1 le agradecerá un Me Gusta en su página de facebook y que nos siga en la cuenta de twitter @gatovaliente, además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com