Tendencias / Que Meade y Anaya ganaron… ¿y luego?

Oscar Contreras Nava

Los candidatos Meade y Anaya se disputan el triunfo del segundo debate presidencial y sus coordinadores de campaña al ser entrevistados aseguran ambos candidatos expusieron sus propuestas con mucha claridad, sus ataques tuvieron el efecto que buscaban y que respondieron con habilidad e inteligencia todos los cuestionamientos que les hicieron.

Sin embargo, si el triunfo del debate les sirviera de algo, no sabemos para qué ya que Andrés Manuel López Obrador mantiene el mayor porcentaje de las intenciones del voto y ellos, Meade y Anaya no le llegan ni a los talones, es decir, no lo alcanzan ni con eso.

Pero volvemos a repetir, que ni Meade ni Anaya tienen la culpa por no avanzar en la carrera presidencial y aunque todos sabemos que están muy preparados, que tienen varios títulos, maestrías, doctorados y varias medallas académicas, así como también Meade tiene experiencia en la burocracia y Anaya en la política, esto tampoco les sirve para alcanzar a AMLO.

Es más, ni siquiera sus equipos de campaña y mucho menos los partidos a los que representan, son culpables que no tengan el respaldo de la mayoría de los mexicanos para que al menos puedan competirle a López Obrador por el primer lugar de las encuestas y la intención del voto a nivel nacional.

Lo que sucede es que Meade y Anaya son defensores del grupo que ha mantenido el poder en México durante los últimos 30 años y los avances y el progreso que según ellos tenemos, se debe a las políticas neoliberales y globalizadoras que han sido implementadas en el país y aseguran que estas representan un mejor futuro para los mexicanos.

Sin embargo, cuando los escuchamos decir esto suenan huecos, porque la realidad demuestra que la mayoría de los mexicanos -más de 50 millones- viven en la pobreza y en Tamaulipas son más del 40 por ciento de la población y con estos números no sabemos porque la ciudadanía debe votar por ellos, si los partidos que representan son los causantes de que les vaya bien a los que dirigen el grupo en el poder.

Un ejemplo de ello es que ahora el ex presidente como Carlos Salinas de Gortari y algunos tecnócratas como Pedro Aspe Armella, Jesús Reyes Heroles, Luis Ramírez Corzo, Georgina Kessel y Juan José Suárez Coppel de repente se hayan convertido en empresarios petroleros o asesores de empresas petroleras, lo cual confirma que Meade y Anaya quieren ganar la elección presidencial para seguir protegiéndolos.

Sin duda que este ejemplo sirve para darnos cuenta que el progreso del que tanto hablan Meade y Anaya es únicamente para beneficiar a la élite del poder en México y llegan a ser tan cínicos que encubren el verdadero objetivo de las reformas estructurales, diciendo que beneficiará a todos los mexicanos cuando esto en realidad no lo es.

En fin, la gente sabe que votar por Meade y Anaya es votar para mantener las reformas estructurales, es votar para seguir en la pobreza, es votar para que el precio de las gasolinas, el gas y la electricidad siga aumentando, para tener más impuestos, para que siga la inseguridad, para que el TLC le sirva solo a los grupos empresariales más fuertes y desde luego, a las empresas transnacionales.

Y no es que estemos contra ellos, ni contra el progreso que genera la globalización, pero esto es lo que han demostrado a lo largo de 30 años y aún no vemos algún rasgo de progreso en la sociedad, no vemos la calidad de vida y las oportunidades que siempre prometen y nunca llega por lo que ahora los mexicanos buscan que el gobierno de la República cambie y le dé un giro a la política económica, a las reformas estructurales que han dañado a las empresas mexicanas y esto por fin fortalezca al mercado interno y se generen los empleos que tanto se necesitan.

Creo que vale la pena probar, porque los tecnócratas, hijos de la globalización ya no garantizan un cambio real y llevan 30 años en el gobierno con sus políticas públicas fallidas. Ni más ni menos.

Para finalizar, Alejandro Acevedo de la Garza, candidato del Verde Ecologista a la presidencia municipal de Tampico, se reunió con empresarios y comerciantes que integran el Consejo de Instituciones Empresariales del Sur de Tamaulipas (CIEST) y dejó una grata imagen, porque conoce bien los retos de la ciudad y sus posibles soluciones ya que les comentó:

“La ciudad requiere de un mejor orden urbano, que abarque una reestructuración en la ingeniería vial, combate a la contaminación en los cuerpos de agua que rodean al puerto, el rescate del Antiguo Hospital Civil, agilizar la llegada del Fondo Metropolitano, fomentar el turismo, dar continuidad al proyecto integral de los mercados, cuidar la imagen de calles y avenidas así como fortalecer las finanzas y ejercer una disciplina en el gasto corriente”.

Es por ello que Acevedo de la Garza está logrando simpatías, sigue creciendo en el ánimo de la gente y especialmente, está consiguiendo que los tampiqueños vean que en el Verde Ecologista también tienen una opción real en la que pueden confiar, para que sea gobierno y puedan darle su voto sin temor a equivocarse, porque en el Verde hay gente que trabaja y quiere a Tampico. Así de simple.

http://oscarcontrerastamaulipeco.mx