Venezuela denunciará a EE.UU. ante instancias internacionales por el asalto a su Embajada en Washington

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, informó este jueves que denunciará al Gobierno de EE.UU. ante instancias internacionales por el asalto a la sede diplomática de Caracas en Washington, después de que fuerzas de seguridad norteamericanas irrumpieran ilegalmente en la Embajada y detuvieran a los cuatro activistas que aún permanecían en el lugar.

«Los brutales, los ilegales, los criminales están en la Casa Blanca (…) es una indignidad», dijo Maduro, quien ordenó al canciller Jorge Arreaza y al embajador de Venezuela en la Organización de Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, a llevar «la denuncia hasta las últimas consecuencias».

«Que el sistema de Naciones Unidas se pronuncie, más temprano que tarde», agregó el Jefe de Estado, tras pedir a los organismos de seguridad de su país reforzar la protección de la Embajada de EE.UU. en Caracas. «Vamos a protegerla aún más», enfatizó.

¿Qué ocurrió en la Embajada?

Este jueves, la cofundadora del movimiento social estadounidense CodePink, Medea Benjamin, explicó en entrevista a RT que una patrulla de la Policía se encontraba en la parte posterior de la Embajada venezolana, y que la puerta de acceso a la sede diplomática había sido rota. «Hoy decidieron poner fin a esta página de la historia», agregó.

La activista de Codepink rechazó la medida y afirmó que las autoridades de su país «no tienen ningún derecho», ya que «están violando la Convención de Viena» al no tener «ningún permiso del Gobierno de Nicolás Maduro».

Los activistas resguardaban el edificio diplomático ante el intento del personal enviado por el diputado Juan Guaidó de ingresar a la fuerza y tomar el inmueble.

Por semanas, los activistas vivieron momentos de tensión debido al asedio de opositores a las afueras de la sede diplomática.

Triple violación a la Convención de Viena

La tarde de este jueves, el embajador de Caracas ante la ONU, Samuel Moncada, consideró la irrupción en la Embajada como una triple violación de la Convención de Viena, al tiempo que hizo hincapié en que no es la primera vez que ocurre un acto de esta naturaleza en una sede diplomática de su país, según comentó durante una entrevista en exclusiva con RT.

El diplomático explicó que, hace dos meses, grupos violentos «protegidos por la autoridad norteamericana» asaltaron el Consulado venezolano en Nueva York, mientras sucedió lo mismo con el edificio diplomático de la Agregaduría militar del país caribeño en Washington.

No obstante, destacó que desde Caracas esperan que cese la violación y se restrinja el acceso a esas sedes venezolanas, «para renegociar el acuerdo de poderes protectores, como lo establece el derecho internacional». Al respecto, detalló que su país ha propuesto a Turquía, mientras EE.UU. ha planteado que sea Suiza.

«Si las dos partes aceptamos, en 15 minutos se arregla este problema», dijo el embajador, quien precisó que no se trata de una cuestión puntual de una embajada, sino que «es un problema de la seguridad e integridad de todos los diplomáticos en todo el mundo».