CENA DE NEGROS / El pasado ladrando como un perro…

Marco A. Vázquez

Calcular el atraso que tiene este país, para desgracia nuestra, ya ni siquiera requiere estudios sociológicos concienzudos, es más, ni siquiera es necesario revisar los datos del INEGI, Coneval, el INEE  qué ya ni existe, o las estadísticas del Consejo Nacional de Seguridad Pública, no, lamentablemente con sentido común es suficiente para ubicarnos y descubrir los sexenios perdidos, los gobiernos que no han cumplido y han sabido leer nuestra realidad porque desconocen el pasado.

México vive en el atraso y no crea que en el ayer de Ayotyzinapa y sus 43 desaparecidos, ni en la “guerra” contra el narco que comenzó el comandante Borolas, andamos más atrás, sin querer Pedro Salmerón con sus “muchachos valientes” nos ubico allá por 1973 y la marcha del “2 de octubre no se olvida”, para recordar la matanza de estudiantes del 68 con todo y su violencia, todavía nos regresó cinco años más.

Llegará el 18 de marzo y nos daremos cuenta que por allá andamos, por 1938 cuando las industrias extranjeras hacían su agosto con nuestras riquezas y lo que aquí producimos mientras la gente se sigue quedando pobre.

Vivimos, le insisto que para desgracia nuestra, en el pasado, en un pasado que nos ladra como un perro porque las heridas de ayer siguen abiertas, desigualdad, pobreza, salarios de hambre, falta de medicamentos en hospitales, gente que no tiene para comer y una delincuencia, de todos los tipos, que nos tiene atosigados.

Es, el sentido común y no tantos datos que nos inyectan las instituciones, lo que nos ubica en la realidad, este México se niega a reconciliarse con su pasado, a tomarlo como mera referencia y no para seguir dividiendo y partiéndonos la madre por algo que ya no se va a solucionar.

Lo más triste es notar que la política también se ha estancado o sigue con los mismos vicios de cincuenta o más años atrás, un presidente que hace chunga de los problemas y no inyecta otra cosa que discursos en el combate a los mismos, que parece solo d discursos, para acabarla de amolar, baratos, cursis, desafortunados y nada de acción.

Un presidente que receta un “fuchi, guacala” a todos los narcos y secuestradores para decirles que eso no nos gusta, que amenaza a revoltosos y delincuentes juveniles con acusarlos con sus mamacitas y abuelos a quienes no les gusta que se porten así y por tanto los van a regañar, no, así  no se pinches puede.

Es por dar el ejemplo de lo más alto pero la triste realidad nos dice que en casi todos los niveles de las administraciones públicas y de la política se cometen excesos de una u otra forma y lo mismo sucede en la sociedad civil.

¿Qué nos falta?, básicamente que todos entendamos que estamos en pleno siglo 21, en el año de 2019  y partir de ahí para estudiar el pasado con el único objetivo de no volver a cometer los mismos errores, de reconciliar, pero sobre todo, de tratar de cumplir las demandas que se hacen históricas y tienen heridas abiertas y un México tan desigual y polarizado.

Se trata pues, de ya no permitir que el pasado nos siga ladrando como un perro que de vez en cuando nos muerde pero que siempre ladra y nos distrae lo suficiente como para impedirnos avanzar.

En otras cosas… Un grupo de 17 jóvenes recién egresados de la Universidad Autónoma de Tamaulipas

(UAT) recibieron el Premio CENEVAL en reconocimiento público a su Desempeño de Excelencia Académica en el Examen General para el Egreso de la Licenciatura (EGEL).

La entrega del galardón se llevó a cabo en la ceremonia nacional celebrada en el auditorio TELMEX de la Universidad de Guadalajara (UdeG), en la ciudad de Zapopan, Jalisco.

El Centro Nacional de Evaluación (CENEVAL) rindió este homenaje para reconocer a todos los egresados de las instituciones públicas de educación superior, públicas y privadas de todo el país, que obtuvieron el Premio de Excelencia tras la evaluación en el examen EGEL que sustentaron el pasado mes de abril.

Por la UAT recibieron la distinción: Adriana Alejandra Balboa Bautista, Coral Dayaselly Vanoye Puente y Amairani Villela Villanueva, de la Facultad de Enfermería-Victoria; Francisco Donaldo Walle Martínez, de la Facultad de Ingeniería y Ciencias; y Laura Mercedes Fonseca Gutiérrez, de la Facultad de Comercio y Administración-Victoria.

De la Facultad de Odontología de Tampico, obtuvieron el premio, Víctor Hugo Beltrán Pérez, Rocío Miroslava Gutiérrez Vizcaíno, Karla Esmeralda Ramírez Vázquez, Karla Saucedo Flores, Yazmín Reséndiz Loredo y Julio César Salazar Castillo.

También fueron galardonados: José Martín Carrillo Romero, de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales-Tampico; Erick Eduardo González del Angel, de la Facultad de Medicina e Ingeniería en Sistemas Computacionales de Matamoros; y de la Unidad Académica Multidisciplinaria-Matamoros, Michelle Yamilett Muñoz Medina, Alejandro Padilla Camargo, Mariela Sánchez Bernal y David Torres Ochoa.

Coloque en el buscador de facebook @CENADeNegros1 y le agradeceré que me regale un Me Gusta, además nos puede seguir en la cuenta de twitter y, como siempre, le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com