CENA DE NEGROS

Marco A. Vázquez

Aquellos muchachos…

El neolaredense Agustín Chapa Torres, ex Diputado Local, será el contrincante de El Truco César Verastegui en busca de la presidencia del Comité Directivo Estatal del PAN.

Para bien o para mal de Tamaulipas ambos sin más aspiraciones que ser dirigentes de partido, me explico, el mote de líderes parece quedarles muy grande ya que, todo indica, sus acciones serán motivadas por los intereses de sus patrocinadores, en el primer caso, de  Carlos Cantú Rosas junto con Leticia Salazar, y en el segundo del Senador Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

Chapa Torres aprovechó el sábado para acudir a registrarse como aspirante a presidir el PAN estatal, fue cuerpeado por Leticia Salazar, presidenta municipal de Matamoros, Lázara Nelly, presidenta municipal de Mainero, y de Carlos Cantú Rosas, un neo panista, con más sangre tricolor en sus venas que el resto de ellos pero que ahora es alcalde de Nuevo Laredo representando a Acción Nacional.

Al aspirante a dirigir el partido azul lo conocimos allá por sus años mozos, siempre bajo el manto protector del finado Alejandro Sáenz Garza que tenía en sus manos la coordinación del Grupo Parlamentario del PAN en el Congreso.

Según otro ex Diputado, fue en esos días cuando siendo compañeros de legislatura se hicieron muy amigos él y Leticia Salazar Vázquez, la alcaldesa de Matamoros, tanto compañerismo hubo que aprovechaban cualquier espacio para dialogar e incluso divertirse, como en aquella convención panista realizada en León, Guanajuato donde terminaron sus labores bailando salsa en una discoteca muy conocida de ese lugar.

Si, en esos mismos años coincidieron con Lázara Nelly que era la Secretaria de otro Alejandro Garza, igual ya finado, nos referimos a quien sus amigos conocieron como El Matute, Senador de la República, a quien la hoy alcaldes suplió luego de su muy, pero muy lamentable, perdida.

A Agustín Chapa Torres no lo recordamos como un legislador peleonero, ni siquiera participativo en sus funciones, se limitaba a hacer acto de presencia en el Congreso y respaldar la guía que recibía de su liderazgo.

Sin embargo, hoy, como bien dice el Poema 20 de Neruda, hay que reconocer que, “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”, por ejemplo, es muy difícil saber si Chapa Torres, a la hora de las definiciones, cuando su partido quiera elegir el candidato a gobernador en el 2016, se lanzará a los brazos de su amiga de siempre, de Leticia Salazar, o atenderá a sus nuevos patrocinadores, a Carlos Cantú Rosas y detrás de él los tricolores Horacio Garza Garza, Ramón Garza Barios, y otros por los cuales fueron capaces de ganar la presidencia municipal del municipio con más recursos de Tamaulipas, de Nuevo Laredo.

Lo que es muy real es que aquellos muchachos han crecido y ya no son los mismos.

Hoy Leticia Salazar, de ser una muchachita a la que le afloraban las lagrimas ante la impotencia de (junto con Poncho de León ahora en Movimiento Ciudadano pero otro de sus grandes amigos) ganarle a los tricolores posiciones en el Consejo Electoral, pasó a ser una seria aspirante a la gubernatura del Estado, con mucho peso especifico, poder, y todavía más, con el respaldo de panistas de prosapia.

Agustín Chapa Torres, de ser un Diputado más, ahora de la mano de Carlos Cantú Rosas y Leticia Salazar Vázquez, quiere la dirigencia estatal del PAN, cuenta, ciertamente, con un respaldo muy marcado de panistas, más todo el que le puedan dar sus patrocinadores y hasta los tricolores que desean verlo despachar en las oficinas del 22 Berriozábal de la Capital del Estado.

El caso de Lázara Nelly es igual de exitoso, fue Senadora de la República, Diputada Federal, y ahora alcaldesa de Mainero, todo eso, en menos de 8 años, le digo, nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

En otras cosas… regresar al alma mater siempre llena de nostalgia, de alegrías, más cuando encuentras a tu paso a los viejos amigos que siguen caminando a tu lado.

El viernes 21 de noviembre la Facultad de Ciencias de la Educación, ahora Unidad Multidisciplinaria de Ciencias, Educación y Humanidades, celebró un aniversario más, 43, invitaron a egresados y ahí estuvimos como parte de la primera generación de Sociólogos.

Una enorme diferencia de aquellos años ahora, más infraestructura, mucha mayor matricula, aunque, lo que parece inamovible, es el compromiso con la sociedad.

Estuvo el rector Enrique Etienne Pérez del Río, un discurso bastante nostálgico, con sentimiento impregnado, con la enseñanza, más cuando recordó la memoria del ex Rector de la UAT, Eduardo Garza Rivas, fundador de dicha escuela, y por el que dijo, palabras más palabras menos.

“Un hombre se caracteriza por la congruencia entre sus palabras y sus hechos, Lalo era de una sola pieza, un 4 de noviembre, de 1971, la Asamblea Universitaria aprobó por primera vez los estatutos de la institución, algunos asambleístas proponían que la duración de un periodo rectoral fuera de cuatro años, Lalo, siendo el Rector, propuso que fueran de tres, ganó la propuesta de cuatro años, al terminar la asamblea ocurrió algo que nadie esperaba, Lalo renunció a la rectoría, su palabra vale y así lo hizo sentir al actuar con congruencia, a lo que voy, es a que, aun cuando el director, Obidio Sánchez, citó a Neruda y su Poema 20 cuando dice que aquellos, los de entonces, ya no somos los mismos, tenemos que decir que los valores están presentes y tenemos que difundirlo, y más aun, fomentarlos”.

Un pasaje que desconocíamos de la Universidad, de la UAT, un pasaje que por su alto contenido de valores y compromisos con la sociedad, bien vale la pena difundirlo, más ahora que requerimos de científicos sociales que nos ayuden a encontrar el problema de esta sociedad que parece se está destrozando.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el correo electrónico y la cuenta de facebook a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

A %d blogueros les gusta esto: